Contacto

Recent Posts

miércoles, 9 de abril de 2008

El relato de ella...


Bueno como les conté por fin me junte con mi amiga este verano...luego de más de 10 años de amistad...todo fue perfecto....quiero compartir con ustedes el relato que ella hizo de este encuentro....claro solo omití los nombres pero todo lo demás fue escrito por ella....Dulcinea.

Es probable que algunas de las cosas que escriba en mi relato no sean tan exactas o que falten algunos o muchos detalles, debido a que ocurrieron muy rápido y, a veces, dejamos a la razón y nos dedicamos a sentir más…

Durante el día conversamos de tantas cosas, paseamos por las orillas del lago, además almorzamos y cuando comíamos el postre pensé en lo rico que sería cumplir mis sueños…

Luego nos fuimos a caminar, llegamos hasta un lugar muy hermoso y tranquilo, luego de estar allí un tiempo sentí la calidez de sus labios y lo húmedo de su lengua en mi boca, fue un beso que señaló que ese día sería muy especial. Estuvimos un tiempo allí, comenzamos poco a poco a tocarnos y a dejar que el deseo salga, toqué su miembro, aunque yo sabia que era grande me sorprendió tocarlo, mis deseos desenfrenados habrían hecho muchas locuras allí mismo, pero, por lo general en mi, la razón le gana al deseo. Cuando me tocaba yo sentía como mi cuerpo reaccionaba… era genial. Como salió el sol, comenzamos a caminar, pero al rato ya estábamos sentados a la sombra besándonos y deseándonos, así fue en varias ocasiones, el hecho que nos vieran tocándonos era emocionante, debíamos tener precaución. Recuerdo cuando tocó mi entrepierna, sentí mucho placer y cuando nos besábamos había algo que me recorría de punta a punta, algo que hacía que perdiera cada vez más la razón.

Sin darme cuenta estaba en el interior de la carpa, deseaba tanto estar a solas con él… de pronto nos besamos y todo comenzó de manera muy agradable y caliente, nos tocamos, abrazamos y nos quitamos la ropa, hacia mucho calor, no solo por el lugar sino que además nuestros cuerpos hacía mucho rato que estaban entregados al placer y el calor que de ellos salía era muy intenso.

Quería besarlo entero, quería tocarlo y sentir sus manos en mi cuerpo, sentir como me penetraba, hacía muchos años que lo deseaba. Nos besamos, toqué su piel, me parecía mentira que estábamos así de juntos, de pronto comencé a besar su pecho, luego su vientre y llegué hasta su miembro que era muy grande y estaba muy duro, humedecí mis labios y suavemente lo metí en mi boca, mientras, mi sexo estaba húmedo esperando que él me penetrara. Me encanta su miembro… es tan rico… lo lamí y chupé con deseo, trataba de meterlo lo más adentro de mi boca, sentía que él lo disfrutaba mucho, sentía como respiraba y como a veces gemía suavemente de placer. Luego, él me pidió que hiciéramos el 69, la verdad es que yo nunca lo había hecho y ahora de recordarlo tiemblo de placer. Cuando me coloqué encima de él sentía vergüenza, pero él me hizo, en un dos por tres, olvidarme de todo, el placer era demasiado, mi cuerpo se estremeció entero, sentí como lamía mi sexo, como tocaba mi clítoris, como metía sus dedos en mi… había momentos en que tuve que contenerme de gritar y traté de no dejar de darle placer, aunque era muy difícil, sentí tanto calor y placer que no lo podía creer, y ¿sabes qué? Lo mejor de todo, era que recién todo comenzaba.



Unos momentos más tarde, vino el momento más esperado, luego de que él colocara el condón, me coloqué encima de él y comencé a sentir como su miembro entraba en mi, no pude aguantar de gemir despacito y pensar “por fin”, creo que hasta lo dije en voz alta, pero todo tenía que ser despacito, porque afuera pasaba mucha gente y hasta escuché, que pasaron un par de vehículos. El momento era único, disfrute cada vez que me penetró, disfrute cada vez que nos tocamos y cada vez que él se movió dentro de mi.



Pero, creo que él era demasiado grande, hubieron varias veces que él me penetró que me dolió todo adentro, era como si él lo hacía hasta meterlo todo llegaba hasta el fin de mi, confieso que nunca había sentido eso, reconozco que me dio un poco de miedo de que no resultara, pero como luego cambiamos de posiciones hubieron ocasiones muy placenteras. Lo hicimos de muchas formas y por lo que pude sentir… él disfrutó tanto como yo.

Más tarde nos metimos al lago, fue muy bueno, porque así calmé un poco mis pasiones, no sé que pasa conmigo, es que yo quería alargar más algunos momentos… No muy seguido, pero cuando doy rienda suelta a mis pasiones es muy difícil contenerlas.

Cuando dejamos de bañarnos, él me señaló que le estaba un poco adolorido, me preocupé mucho, pero afortunadamente, luego de abrigarse un poco parece que se sintió mejor…no recuerdo como fue que comenzó nuestro segundo encuentro íntimo, pero, me pareció muy tierno y sensual. Los dos abrazados en la carpa, nos besamos, yo sentía deseos de comerlo a besos, luego bajamos el sierre de su pantalón y su miembro estaba duro y grande, así como me gusta, sin pensarlo y dejándome llevar por el deseo, bajé hasta él y lo metí en mi boca, mientras sentía suaves cosquillas en mi vagina y como se humedecía suavemente… mi corazón se aceleraba cada vez que él me tocaba y yo sentía como un desvanecimiento en mi razón, cerraba los ojos y me dedicaba a sentir cada caricia, a dar lo mejor de mi, para que él sienta el placer que buscaba. Yo lo deseaba y por momentos recordaba lo que nos habíamos dicho tantas veces en las cartas y en los mensajes de texto, además del Chat… cuando pensaba en ello me excitaba mucho más y recordaba que esta era una oportunidad única de estar con mi amante de tantas noches, de noches en que ni siquiera sabía que él era mío.



Espero que mi relato te agrade, no sé si esté bien, pero necesitaba contarle a alguien lo que viví y como tú eres el protagonista en mi historia preferí contarla así, como si fueras otra persona.


....Bueno amigos espero que les gustara la verdad a mi me encanto y luego les contare desde mi punto de vista lo vivido.