Contacto

Recent Posts

domingo, 19 de febrero de 2017

Cita a Ciegas

Gracias Tinder



Conocer a alguien por este medio es fácil, pero cuesta dar con la persona indicada, aquella con la que hablas casi como si la conocieras de siempre, donde las bromas se entienden a la primera y no hay que explicarlas, pues bien, resulta que la curiosidad me llevo a entrar en dicha red social, y al poco rato de andar allí me encontré con una chica atractiva a primera vista, agradable a la conversación que pronto paso a wazap, allí al poco tiempo paso a tonos más elevados y muy elevados, hasta intercambio de fotos de grueso calibre mezclados con audios también al mismo nivel, fueron conversaciones directas, calientes y al grano sin rodeos ni vergüenza, era obvio que en cualquier minuto surgía la propuesta para juntarnos.

Allí volví a sentir ese placer de hablar con alguien que te puede contar hasta el más oculto secreto y que te da la confianza para uno hacerlo también, es increíble eso que te cuenten cosas sin siquiera conocernos, es la confianza que nos da el no mirarnos las caras por que si estoy de frente quizá no digo ni la mitad de las cosas que he contado alguna vez, pero bueno se dieron las cosas muy bien mejor dicho desde un inicio existió esa química especial, pasaron los días y no fueron muchos en que surgió la posibilidad de vernos.


Fue un domingo los nervios estaban presentes desde el momento en que se fraguo el encuentro días antes, ideas, que hacer, que llevar, en fin lo normal somos humanos la idea era simple juntarnos e ir de inmediato a un motel sin preámbulos, incluso el lugar ya estaba decidido conocido por ambos era ideal a llegar a un lugar desconocido, las cartas estaban tiradas sólo faltaban horas.

Me desperté temprano me di una ducha y un desayuno rápido camine hasta la parada de autobús compre el pasaje y en minutos me despedía de mi ciudad para reencontrar me con la gran orbe fue un viaje rápido sin novedad salvo que la entrada a la ciudad el bus tomo otro rumbo por lo que me baje cuanto pude y tuve que caminar cuadras hasta llegar a la calle donde ella me esperaba un par de llamadas y ella fue a mi encuentro en su auto, en minutos divide su sonrisa detrás del parabrisas y quizá ella la mía un tanto nerviosa, me subo y un par de miradas claro para inspeccionar a mi amiga Laura lindo nombre por lo demás, pude ver unas lindas piernas enfundadas en unos jeans azules, y una gran melena negra que llegaba muy abajo más allá de sus hombros, estábamos a menos de tres cuadras del lugar por lo que el viaje fue corto, llevábamos lo necesario especialmente las ganas.


Cuando se bajó de su auto dos grandes sorpresas primero su porte siempre me han gustado las mujeres bajitas y ella lo era y segundo sus piernas no sólo era lo más lindo si no tenía un cola muy bien formada que me calentó de inmediato, hice los arreglos y subimos por el ascensor no recuerdo lo que hablamos allí pero todo era muy relajado, llegamos a la habitación y ordenamos algunas cosas cerramos las cortinas aunque a mi gusto mejor hubiesen quedado abiertas me senté en un momento a los pies de la cama y sin muchas palabras de por medio nos besamos allí mismo...

Continuará


lunes, 26 de diciembre de 2016

Masturbaciones



Luego de años (cuatro) de estar estudiando en un liceo de solo hombre llego la hora de estudiar algo fuera de allí y claro por fin tener nuevamente compañeras, esperando la oportunidad ya de debutar y estar con una, pero lamentablemente algo paso quizá fue mala suerte o cosa del destino, aquí conocí mujeres de mi edad, algunos años mayores la mayoría, en fin un sin numero de posibilidades pero no se dieron las cosas tan fáciles como uno quisiera. Había muchas chicas muchas realmente espectaculares, deseables por todos, de allí surgieron varias musas inspiradoras, pero surgió un drama a mi casa llegaron más familiares a vivir mientras estudiaban en la ciudad una especie de pensión y claro tuve que compartir mi cuarto con un primo así que me tuve que portar bien en mis noches.

Paso el tiempo y adivinen donde fui a hacer la práctica a la casa de mi prima allí me toco quedarme por unos tres meses fue como una devuelta de mano, ella ya estaba por allí así que la veía casi todos los días volviendo a ser mi musa de mis nocturnas, era su territorio y lo hacia notar se paseaba muy a menudo solo con la toalla luego de salir de la ducha y en varias oportunidades soporte sus coqueteos directos que llegaron a hacerse ver solo en ropa interior, mi rutina masturbatorias por aquellos meses fue de noche y de mañanita, por suerte mi cuarto tenia un pequeño baño donde podía hacer desaparecer mis evidencias.


Una noche ya era tarde, la casa ya estaba a oscuras y mientras yo estaba en lo mejor siento que se abre mi cuarto, por suerte mi cama era silenciosa no hacia ruido frente al movimiento, era firme, y claro era ella, me habló para ver si estaba dormido por un segundo pensé hacerme el dormido, pero levante mi cabeza y la vi, vestía su camisón nada sexy pero a esa edad casi los 20 era suficiente tentación, "tay durmiendo?", pregunto "casi" respondí con voz de sueño si supiera que recién me la estaba imaginando en cuatro, ¿qué pasa? pregunte, "no podía dormir...puedo" hizo un gesto que no entendí si sentarse o entrar en mi cama, asentí y levanto las sabanas y se metio a mi lado mirando al techo, yo dí un pequeño salto atrás, inmediatamente sentí el calor de su cuerpo en mi brazo y mi pierna, yo estaba así como de lado no lo dude ni un segundo mientras me hablaba de su dia y de una tipa que le caia mal, le agarre una de sus enormes tetas, el silencio se apodero del lugar y su mano de mi sexo que estaba enorme palpitando por ella, no dudo y me dio la espalda sin soltar mi sexo, se levanto la camisola, froto mi sexo contra su húmeda cincha y basto un suave empujón para meterla toda hasta el fondo de su cuerpo, comencé a moverme con ganas y ella giro su cara intentando besarme y la besé...las ganas de acabar me llegaron tan rápido que comencé a odiar mi sexo en ese mismo instante...pero comencé a sentir un ruido extraño la luz de la cocina se abrió y en segundos mi tía con la escoba entro a la pieza fueron segundos de gritos y desconsuelo...mientras eyaculaba sobre las sabanas y mi prima arrancando por la puerta confundido...muy confundido desperté de ese tremendo sueño...

Si llegué a soñar con ella y a despertarme con mi pijama todo mojado un par de veces, sueño húmedos, jaja, pronto hablaré de ellos, volví después de un tiempo a mi ciudad y allí continuaron mis penurias.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Feliz Navidad!!


Navidad es una fecha especial nadie queda excenta de ella ni los pocos Grinch que deben andar por allí, pero cada uno vive la fecha como quiere y eso es lo bueno de la libertad o libre albedrío, hoy como pocas veces quizá por primera vez no recuerdo otra pase esta noche buena completamente solo, pero es lo de menos mi familia esta feliz y la salud nos acompaña que es lo importante.

Los saludo a todos mis lectores fieles y a los nuevos, les deseo lo mejor y que este llena de bendiciones esta navidad, la foto es solo el gancho jiji muchos quisieran y me incluyo un regalito así...luego nos leemos.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Sin manos


Si hay algo que me guste más disfrutar en el sexo es el sexo oral y quién no, pero sobre todo aquel que se realiza sin utilizar las manos, es un placer de dominancia total sobre todo cuando nosotros estamos de pie y ellas o sentadas en una silla, al borde de la cama o de rodillas, que nos sujeten de allí solo con sus bocas es un placer único e indescriptible como si una corriente me recorriera la espalda hasta la nuca.



"Sin tus manos" suelo pedir...y obedece...

domingo, 18 de diciembre de 2016

Una Noche


Quiero una noche más contigo, toda tu disposición en la cama y que me dejes hacerte de todo, déjame perder la cabeza una noche más, tan solo una noche te pido...un noche más

domingo, 4 de diciembre de 2016

Mis masturbaciones

Piloto de prueba


Apunto de terminar el liceo aquel fue un periodo de experimentar, liceo de hombres pocas mujeres en mi vida y aún virgen y con posibilidades casi nulas de debutar, la soledad de mis noches y otros momentos me hicieron probar ciertas cosas algunas algo absurdas.

Sin internet el único medio eran las revistas porno para estimular la imaginación, donde compre mis primeros preservativos sólo por curiosidad obvio, esperar a usarlos de seguro se vencían, comencé a escuchar comentarios de mis compañeros de liceo que daban ideas de como hacerse una paja y sentir cosas distintas.

No falto quien dijo que hacerlo ocupando un guante en la mano puesto se sentía diferente allá uno a probar la verdad que no era mucha la diferencia, igual tuve mi guante regalón ja, luego otro que usaba vaselina líquida aquí si que fue otra cosa de una masturbación tradicional a una "húmeda" si que fue diferente las sensaciones mucho más fuertes, placenteras y nuevas lo malo que este famoso aceite costaba un mundo poder sacarlo por lo que su uso era muy a lo lejos, obviamente probé con cremas humectantes lo malo de estas es que luego de un tiempo se absorben y el efecto deja de ser grato.

Aquí yo creo que hubo una mala intención escuche que uno dijo que con el dentífrico o pasta de diente era lo mejor y allá uno el piloto de pruebas untan-dome pasta de dientes en mano apenas toco la delicadas cosa de mi sexo vi las estrellas de ardor y molestia mucha agua de inmediato para sacar todo eso.

Fueron locuras que por ignorante y la sed de querer sentir cosas nuevas uno probo, incluso en un par de ocasiones use sólo preservativos que compraba me los colocaba y luego los tomaba de la punta y los estiraba para soltarlos lentamente sin que se me salieran por supuesto ese leve roce del látex igual por aquellos años eran sensaciones gratas, incluso intente fabricar algún juguete masturbatorio como los actuales pero años luz de tecnología de los sofisticados que existen hoy.

También experimente con estímulos anales, y no lo niego fueron bastante gratos, algo con mis dedos y uno que otro pequeño objeto de forma fálica, pero que no fueron suficientes para definirme por esa línea, rondaba los 18 y aún seguí casto definitivamente necesitaba una mujer.