Contacto

Recent Posts

domingo, 4 de diciembre de 2016

Mis masturbaciones

Piloto de prueba


Apunto de terminar el liceo aquel fue un periodo de experimentar, liceo de hombres pocas mujeres en mi vida y aún virgen y con posibilidades casi nulas de debutar, la soledad de mis noches y otros momentos me hicieron probar ciertas cosas algunas algo absurdas.

Sin internet el único medio eran las revistas porno para estimular la imaginación, donde compre mis primeros preservativos sólo por curiosidad obvio, esperar a usarlos de seguro se vencían, comencé a escuchar comentarios de mis compañeros de liceo que daban ideas de como hacerse una paja y sentir cosas distintas.

No falto quien dijo que hacerlo ocupando un guante en la mano puesto se sentía diferente allá uno a probar la verdad que no era mucha la diferencia, igual tuve mi guante regalón ja, luego otro que usaba vaselina líquida aquí si que fue otra cosa de una masturbación tradicional a una "húmeda" si que fue diferente las sensaciones mucho más fuertes, placenteras y nuevas lo malo que este famoso aceite costaba un mundo poder sacarlo por lo que su uso era muy a lo lejos, obviamente probé con cremas humectantes lo malo de estas es que luego de un tiempo se absorben y el efecto deja de ser grato.

Aquí yo creo que hubo una mala intención escuche que uno dijo que con el dentífrico o pasta de diente era lo mejor y allá uno el piloto de pruebas untan-dome pasta de dientes en mano apenas toco la delicadas cosa de mi sexo vi las estrellas de ardor y molestia mucha agua de inmediato para sacar todo eso.

Fueron locuras que por ignorante y la sed de querer sentir cosas nuevas uno probo, incluso en un par de ocasiones use sólo preservativos que compraba me los colocaba y luego los tomaba de la punta y los estiraba para soltarlos lentamente sin que se me salieran por supuesto ese leve roce del látex igual por aquellos años eran sensaciones gratas, incluso intente fabricar algún juguete masturbatorio como los actuales pero años luz de tecnología de los sofisticados que existen hoy.

También experimente con estímulos anales, y no lo niego fueron bastante gratos, algo con mis dedos y uno que otro pequeño objeto de forma fálica, pero que no fueron suficientes para definirme por esa línea, rondaba los 18 y aún seguí casto definitivamente necesitaba una mujer.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Amistad!!

Ultimas horas


El sabor de su boca fue algo afrodisíaco había probado antes el sabor de mi sexo en los labios de alguna fémina pero sumado al sabor de mi semen me produjo una reacción tan excitante única me como si boca literalmente mientras me acomode sobre ella haciendo que nuestros sexos se fundieran, alguna vez incluso rechace besos así luego de acabar en alguna boca femenina y es raro por que es un fluido estéril en la mayoría de los casos, pero bueno tiene ese pequeño grado de repulsión que en este caso no se dio para nada.

Lentamente comencé a moverme sobre ella mientras nos mirábamos por momento muy serios como gravando a fuego en mi mente ese instante en un segundo nos reíamos y acallábamos la risa con un gran beso, ella me abrazaba con sus piernas, yo levantaba mis caderas haciendo que mi sexo casi saliera del suyo para volver a meterlo todo o bien jugaba sólo con la puntita fueron largos minutos así jugando, terminó todo en algo desenfrenado gemidos y sudor al rato nos dormimos, fue el descanso más angelical o no se como llamarlo, claro me quede dormido hablando con ella quizá ella se durmió primero, nos despertó la mañana que se colaba por la ventana, estaba feliz verla dormir a mi lado pero inmediatamente me lleno una angustia, la angustia de no saber cuando la volvería a ver.


Desperto y asombrada de verme apoyado en un codo mirándola me sonrió, restregó sus ojos, y tendió su mano para alcanzar mi hombro, besé su mejilla tiernamente "te quiero tanto" dije y la besé en los labios, ella me abrazo pegándome a su cuerpo, nos levantamos y nos dimo una ducha reparadora, estiré mis manos y ella las suyas, solo fueron caricias y un par de besos locos, salimos del baño me acerque a la ventaba y abrí las cortinas para que el sol entrara, allí la vi desnuda con el sol a sus pies, sonriente, hermosa, le sonreí y dejé caer mi toalla, me acerque a u lado con tremenda erección, tan solo verla allpi me excito tanto, nos tendimos en la cama, vasto un par de pasadas de mi lengua por su sexo para que encendiera, "métemelo" exclamo, alce una de sus piernas y con ágil movimiento de mi mano libre tome mi sexo y lo puse n su lugar alineado lentamente la penetré, me hizo girar y quedo sobre mi, "te quiero" volví a repetir ella sonrió y me beso hundiendo sus caderas en las mias haciendo que mi sexo estuviera lo más profundo posible en ella, le di un empujón con ellas y la hice caer sobre mi pecho aproveche y dimos otro giro yo sobre ella levante sus piernas, se lo metí lo más profundo que pude, sin darme cuenta estaba sentado sobre su pecho ofreciéndole mi sexo a su boca, que no sudo en abrir y recibirlo.


Salimos de la cama y contra la pared terminamos culiando, la levante apoyada contra la pared, la hice girar y levantando su cola se la metí por detrás, ella gemía y se entregaba completamente, terminamos en la cama ella en cuatro yo detrás de ella eyaculando lo último de mis balas, nos duchamos, nos vestimos en silencio ordene algo por aquí por allá mientras ella se retocaba las mejillas, el último beso y nos fuimos al terminal, con la garganta apretada intente decirle cosas lindas, para que la acompañarán en su viaje de retorno, ella me abrazo y subió a su bus.

Ella hoy vive el esplendor del amor de su mal amor que se volvió bueno, vive casi con el, hacen el amor casi todos los días. Y yo la extraño si pero me alegra en el alma que por fin el amor le sonría de una vez.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Amistad

Ultimos Momentos 



Mientras comíamos en nuestro última parada de aquella tarde de paseo no me pude aguantar la tentación y acercarme a su oído y susurrarle "tengo una ganas de lamer tus pezones" ella me quedo mirando asombrada para luego soltar una risa nerviosas y darme un pequeño manotazo a mi antebrazo "loco" me dijo, sabiendo que le había gustado al poco rato nuevamente me acerque pidiéndole que acercara su oído, "quiero lamer tu clítoris, me dejas?" Esta vez no hubo asombro pero si rubor en sus mejillas asintió con su cabeza y continuo comiendo, al rato insistí en este juego y le susurró "te lo metería entero, hasta el fondo" córtala ya me tienes toda mojada", no se pero fue como una invitación para seguir con aquel jueguito por largos segundos la mire haciendo que notará mi mirada sobre su busto, ¿pido la cuenta? Pregunte y mientras nos la traían me acerque y no tan al oído le dije "quiero volver a lamerte el culo está noche" no aguanto al parecer y se me acerco su mano bajo la mesa agarro mi sexo sobre mi ropa y me dijo al oído " te la voy a chupar hasta que me des tu leche" está vez fui yo el sorprendido reímos mientras pagaba y nos preparábamos para irnos una chica de la mesa de al lado me miro sonriente de seguro estuvo atenta o bien escucho alguna o parte de las frases, sólo le sonreí y salimos de allí.


Entramos y apenas cerrada la puerta rodamos por la pared en un beso enorme lleno de pasión, deseo y lujuria, mis manos entraban bajo sus ropas desesperadas, llegamos a la cama sin nada y nos enredamos en un profundo 69, podía sentir mi sexo profundo en su boca dándome un placer exquisito, mientras mi boca abierta casi al máximo y sacando mi lengua le daba un oral como de fin de mundo, apenas llegue a su sexo estaba tan húmeda que me pareció exquisito, mis manos separaban sus nalgas dejándome ver su ano, por momentos agarraba sus caderas y las empujaba hacia mi cara hundiendo aún más mi boca y lengua en ella, lujuriosa y apasionada era esa escena, por momentos mis manos bajaban y sujetaban su cabeza para yo mover mis caderas y hacercelo a su boca con movimientos cortos y uno que otro muy profundo, por momentos el aire me faltaba y a ella también en especial cuando intentaba hacerle un garganta profunda, yo creo que fue el clima candente pero las ganas de acabar comenzaron a aparecer en ese preciso momento, incluso varias veces tu be que advertirle que no fuera tan intensa...pero ante su insistencia me deje llevar "voy a acabar" susurre poniéndome tenso, sentí como agarraba mi sexo de la base y su boca se quedaba con mi cabeza, luego de unos segundos maravillosos sentía como mis bolas se mojaban.


Se levanto delicadamente nuestros cuerpos estaban como pegados por el sudor, yo me quede recostado mirándola, se acerco y beso mi boca pude sentir el agridulce de mi semen aun en su boca...

domingo, 2 de octubre de 2016

Mis Masturbaciones

La Prima


Si alguna vez tuve una musa inspiradora fue ella y destacada musa sobre todo por ese lado prohibido que envuelve esa mítico personaje de la prima, en el particular es un personaje ya citado en varios relatos e historias, ella siempre destaco para mi por su belleza era linda y sobre todo tenia un busto muy grande, pero muy grande y como uno tiene esa fijación por las tetas cuando adolescente peor el asunto, ella era muy coqueta, siempre me buscaba para conversar, yo feliz de eso, aunque fueran solo conversaciones triviales, yo en esos años nada de nada crudito como se dice, allí me jugo en contra mi timidez pero quizá como digo fue para mejor.

Para que les voy a mentir alucine con ella los primeros meses mejor dicho todo el tiempo que vivió con nosotros, mi vista alucinaba cuando ella salia del baño envuelta solo en una toalla, o cuando solo lucia poleritas que decir cuando se notaba que no usaba sostenes, la curiosidad era muy grande, no pude evitar trajinar su ropa y descubrir su ropa intima, recordando fríamente fue un momento muy adrenalínico, no encontré una maravilla ultra sexy ni erótica, era ropa interior suave pero normal por así llamarla nada de encajes ni transparencias pero a esa edad no era importante aquello solo saber que esa suave tela acariciaba su piel, miren los rollos que me pasaba no dudé tampoco en olorosarla profundamente intentando rescatar algún aroma de ella aunque claro sólo fuera ropa limpia.

Al poco tiempo nos cambiamos de casa a una mucho mas grande, allí note un acercamiento mucho mayor de ella a mi, por las tardes cuando ella llegaba de sus estudios como que me buscaba, se iba a mi pieza se tiraba sobre la cama como que lucia sus pechos, tentándome, para que les voy a decir cuantas películas me pase con ella a la hora de masturbarme,  aquí llegue a espiarla en el baño por el vil  agujero de la cerradura o en la pieza a la hora de acostarse o levantarse por una pequeña rendija en la pared aunque veía nada siempre era excitante aquello.


15 a 16 años tendría yo por aquellos años, ademas estudiando en liceo de hombre ella era la única mujer con la que compartía por aquellos años por fuera, aveces me masturbaba sobre su cama teniendo cuidado de no ensuciar con mis fluidos muchas veces sentí que me miraba con otros ojos y me imagino que ella disfrutaba con mis miradas o por lo menos se sentía deseada.

Pasaron los años y está vez me toco a mi ir a vivir a su casa, ella ya trabajaba yo fui a hacer una práctica, está vez ella fue mucho más osada conmigo me invitaba por las noches a ver películas a su pieza y a acostarme con ella para capear el frío varias veces me tiró las manos accidentalmente sobre mi sexo o bien tomaba una de mis manos y la colocaba sobre sus caderas o la subía hasta uno de sus pechos pero nunca iba más allá de ese juego pervertido, hasta que un día me pillo sólo en su casa, me fue a buscar a mi pieza que era la más pequeña de la casa suficiente para mi, luego de un par de palabras se pegó a mi pecho y nuevamente tomo mis manos y está vez yo acaricie su cuerpo por momentos torpemente pero muy placentero, ella tomo las riendas, me beso descaradamente yo me dejé y le devolví el beso no tardo en notar mi erección y comenzó a frotar su sexo con el mio sobre las ropas ella comenzó a poner unas caras calentonas y luego de un besito me dijo " vamos a mi pieza" la seguí sin dudar, ella quitándose la ropa en el camino me miraba sonriendo pícaramente, cuando llegamos allí estaba sólo con su tanga al girar pude ver por fin claramente sus enormes pechos coronados por una gran areola y un pequeño pezón, allí estaban mi sueño era real ella se recostó en la cama y la bese, me entregue me deje llevar, apretaba mi cara contra sus pechos nuevamente lo reconozco con algo de torpeza pero eso mismo a ella parecía gustarle, con mi erección ya mas que lista ella se desesperó me recostó sobre la cama y luego de liberarla de mis ropas me dio un sexo oral que aún recuerdo, de un bolsita saco un condón y me lo puso me saco los pantalones y me recostó sobre la cama allí estaba ella completamente desnuda se acomodó sobre mi y mi sexo se perdió en ella, como se dice me hizo pedazos como se movía, mis manos la verdad me faltaron manos, luego se colocó en cuatro sobre otra de las camas de su cuarto era tan caliente todo aquello que pronto volvieron esas ganas de acabar y lo hice fue delicioso, los tres meses de práctica valieron la pena.



Paso el tiempo y luego por chat conversamos sobre lo que paso en aquellos meses y es grato saber que lo recuerden bien a uno y por supuesto a ella también se le recuerda con muchas ganas. Ni recuerdo las veces que me masturbe con su recuerdo, pero fueron muchísimas.



martes, 26 de julio de 2016

Amistad

Amanecer


El sol entraba por una ventana lateral de la habitación atravez de la cortina iluminando de un color anaranjado, su brazo estaba sobre mi pecho no me moví, apegue mi pierna a las suyas la mire su cara no la vi estaba mirando para el otro lado su pelo estaba desordenado, quería saber la hora trate de adivinar pero como suele suceder despertar en un lugar desconocido resulta difícil, alcance mi reloj y vi allí eran casi las 9, que hora es? Pregunto con una voz de sueño temprano van a ser las 9 me gire para su lado ella quitó su brazo e hicimos una cucharita perfecta una de mis manos se aferró a uno de sus pechos y me volví a dormir, volví a despertar casi a las doce del día ella estaba en la ducha, me quede allí recostado las cortinas estaban abiertas y todo era luz, la verdad me sentía como si hubiera corrido una maratón, de pronto ella salió del baño envuelta en la toalla, me saludo cordialmente con un besito en los labios y se sentó allí a mi lado secándose el pelo con una hermosa sonrisa ¡ya a la ducha! Me ordeno, sonreí y desnudo parti a la ducha muy corta por lo demás salí del baño con la toalla en mi cintura cubriéndome me senté detrás de ella en la cama y bese sus hombros mientras ella maquillaba su rostro, me calienta de sobre manera una mujer luego de la ducha me da la tranquilidad que puedo pasar mi lengua por todo su cuerpo sin ningún problema.


Desprendí la traba de su toalla y está cayo me puse de pie e hice que su cuerpo se recostara sobre la cama, ella ágilmente hizo lo mismo con mi toalla y completamente desnudo bese su boca luego sus tetas y finalmente su sexo, las cortinas abiertas hacían que la habitación estuviera llena de luz, separe sus piernas y luego de un par de lamidas muy húmedas vi brillar su clítoris el detalle de sus labios, los pliegues de su ano, la entrada de su vagina cada detalle de su sexo, me gusta aquello observar, ver detalles, sentir, ver como se contrae ante una caricia, como se humedece, seré curioso pero me encanta, mi lengua la recorrió toda, no deje pliegue por mojar, saborear, comer, como se mojaba era increíble, mis manos acariciaban sus muslos, subían y acariciaban esos pequeños pero duros pezones.

Sin duda el sexo después de una ducha es especial, sin ser escrupuloso sin duda el lavado previo abre las puertas para que la lengua recorra cada rincón de su cuerpo así que como pocas veces no dudé en lamer su ano, la primera vez apenas rosándolo, luego con algo más de presión y mojándolo con mi saliva a la vez, mi nivel en esta técnica no es la de los actores pornos que llegan a meter la lengua allí igual mi conciencia me frena, cuando estaba bien mojado deje a mis dedos jugando allí y me concentre en su clítoris pero mis ganas por metercela entera eran enormes, sentía como mi sexo latía de deseo, pero quería algo más así que me acomode sobre ella de un salto quede sentado casi en su pecho  y le ofrecí mi sexo me devoro su boca era un volcán de saliva caliente me mojó todo por momento le ofrecía mi bolas y lo mismo me las chupaba con mucha delicadeza, así todo mojado lubricado para ella me senté en la cama apoyándome en el respaldo ella se acomodó sobre mi y la penetración fue caliente y muy fácil no voy a mentir las ganas de acabar llegaron tan rápido bastaron un par de sentones de ella y ya quería explotar pasaron un par de minutos más y ya no aguanté más un aviso entrecortado de mi fin y ella me dio con fuerza y toda mi leche quedo en ella, sentir mi sexo todo mojado incluyendo bolas y más abajo se siente rico y más con la satisfacción de haber realizado un buen trabajo, me beso apasionadamente en poco tiempo ya nos vestimos y salimos de allí a almorzar ya era pasado el medio día nos quedaba todo ese día y la siguiente noche.

Para no abusar ese día nos fuimos a recorrer la ciudad a caminar, hablar mucho, arreglar nuestros mundos fue un gran día y se acercaba la noche...una gran noche.

Continuará....

sábado, 9 de julio de 2016

Mis masturbaciones

La Media


Salimos de la básica y entramos a la Media, aquí tuve la mala suerte de que mis padres me inscribieron en un colegio solo de hombres, quizá mi historia sería distinta en muchos planos si hubiese ingresado en uno mixto, este hecho acrecentó por años mi timidez sobre las mujeres, quizá por esto mismo mi fijación por la masturbación se acrecentó y ya necesitaba de otros estímulos, fue un periodo "oscuro" por así llamarlo, fue allí donde conseguí mis primeras revistas pornográficas de todo índole, desde picarescas a algunas directamente porno fuerte obvio estas eran las mejores, junte varias nunca tantas por que en mi casa tener un escondite de tus padres es bastante complicado, recuerdo que cuando llegaba con una por la noche, la escondía entre mis ropas especificamente bajo mi camisa y suéter a la altura del abdomen y me iba a encerrar al baño a hojearla, esa sensación adrenalínica aún la recuerdo.


También no falto el compañero de curso aquel que trafica material porno, revistas y los populares calendarios de bolsillo de sonde sacaba tantos no lo sé por lo menos tenia en mi un cliente asiduo y mi colección fue abundante teniendo entre ellos alguno que otro favorito sobre todo aquellos donde la chica era la más voluptuosa ojo aún no llegaba internet por estos lados, finales de los 80 inicio de los 90.


Lamentablemente solo cuando quedaba solo podía disfrutar de mis tesoros, era en raras ocasiones y podía dar rienda suelta a mis deseos, ya mis masturbaciones en esas ocasiones comenzaron a ser más lentas o  a durar más no  buscaba el orgasmo rápido si no que me encantaba disfrutar el camino, claro que la mañanera en la ducha era imperdonable, recuerdo cuando estaba seguro de tener un par de horas solo en casa desnudarme y cómodamente así pasearme por casa y masturbarme a mi gusto, quién no hizo eso??

Por tal motivo las pocas profesoras que teníamos pasaron a ser mis musas directas, de las que alguna vez me hicieron clase siempre destaque a una era la profesora de Biología, muy curvilínea, lindas piernas, coqueta, linda, bueno uno idealiza a las personas pero así era para mi en cambio otros preferían a la profesora de historia, mas alta rubia y quizá mas delgada pero su forma fría de tratarnos nunca me logro calentar, por lo que todas mis fantasías eróticas eran con la de biología.

Pero sucedió un hecho que me hizo el adolescente más feliz del mundo por aquellos días, mi prima aquella que era mi musa unos años antes se fue a vivir con nosotros ya que venía a estudiar a la gran ciudad, como se imaginaran fue imposible dejar este vicio,

Continuará...