Contacto

Recent Posts

lunes, 17 de julio de 2017

Masturbaciones

Pensamientos


Cuando uno tiene pareja creemos que por fin llego el fin de las sesiones de masturbación pero estamos totalmente equivocados el asunto por momentos se vuelve peor. que decir si tenemos parejas pasajeras del momento, de un polvo por aquí y otro por allá, en nuestras sesiones recordamos lo mejor de cada uno o ese momento que nos marco nos impresiono, por que les voy a decir algo por más enamorado que estemos lo hacemos igual y pensamos en cualquiera menos en nuestra pareja!!

Yo creo que hasta el día de hoy aun me recuerdo de mis aventuras o mis primeras pololas (novias) y las subsiguientes rescatando detalles armando una pequeña gran orgía en mi mente e imaginación, la piel suave de ella, los pechos de aquella, la cola, los gemidos, el calor de su sexo, sus besos, como hacia el sexo oral, en fin todo una pequeña mezcla, bueno aveces puede ser solo el recuerdo de una chica y con ella hacerlo de nuevo.


En mi caso bueno ahora es muy raro que me masturbe pensando en una mujer con la cual no haya tenido sexo, más bien tengo fantasías románticas, pero eso es otro cuento, pero si me preguntan esto en mi época adolescente, cual quier mujer conocida y que despertaba alguna atracción era dueña de mis sueños, primas, vecinas, profesoras, amigas de mamá, famosas de la tv, en fin y las fantasías eran poderosas.

Lo mejor de esta edad es poder tener amigas con confianza aquellas rarezas que podemos encontrar y decirles francamente en un chat o mensaje de audio que me masturbe o que voy a haberlo pensando en ti, curiosamente cuando te devuelven esa frase uno se siente muy bien, claro lo ideal en vez de estar masturbandose a distancia es mejor hacerlo pero entre nada y esto, prefiero esto.



martes, 23 de mayo de 2017

Mis Masturbaciones



Uno de los motivos para masturbarme siempre fue conocer mi cuerpo, claro reconozco que muchas fueron rápidas pero otras fueron eternas, esas en que la erección parece que no se va aunque dejes de tocarte, donde caminas desnudo y se siente bien caminar con una erección, aquellas veces en que incluso te da tiempo para medir tu sexo con una regla, jaja sii, muchas veces me ayude con revistas sobre todo en la adolescencia, no se a que edad pero llego un momento en que descubrí esas famosas gotitas pre-seminales mi curiosidad llego a tal extremo que mojando en saliva uno de mis dedos atrape una de esas gotas y la deguste la verdad no era para nada desagradable en sabor ni en aroma, allí descarte que fuera orina, igual esparcirla en la cabeza hacia notar una de sus funciones lubricar, puede también traer espermios por lo que ojo si te quieres cuidar bien de un posible embarazo usa condon desde un inicio o luego de darle una buena mamada a tu pareja.


Esas mismas gotas que salen solas cuando estamos jugando a calentarnos con nuestra pareja, manoseos y agarrones calientes, una vez me jugaron una mala pasada yo vestía de buzo y estábamos en un local de comida y mi novia por aquellos años comenzó con el típico jueguito por debajo de la mesa, yo con tremenda erección por un buen rato, llego la hora de irnos tuve que tomarme unos segundos para bajar la erección, todo bien lo malo es que en la mesa también estaba la hermana y una amiga de ella, pues bien al salir y ya en la calle recién allí me dí cuenta que mi buzo estaba manchado justo sobre mi sexo, tremenda plancha, inmediatamente intenté ocultar las evidencias pero fue muy complicado aquel momento.

Llegamos a mi cuarto y toda la calentura acumulada tenía que descargarla, no nos demoramos nada en calentar el asunto y en minutos ella estaba sentada en la cama dándome una mamada de aquellas, al desnudarme ella noto de inmediato lo mojado que estaba mi sexo...fue espectacular, ella agarró vuelo y no me dejó hasta hacerme acabar fue una eyaculación de aquellas acumuladas, gran cantidad de semen y largos espasmos, llené su boca y en segundos ella se lo trago todo, es complaciente ver aquello que se lo traguen todo no dejó una gotita sin perder, por su puesto luego fue su turno y mi lengua fue la herramienta que la hizo acabar en minutos.


jueves, 4 de mayo de 2017

Karencita



Karen era una compañera universitaria que alcance luego que ella se atrasara un par de años por uno u otro ramo que no pudo aprobar, si no está historia no tendría efecto. Ella pasaba piola, no era la chica popular, pero tenía personalidad eso me atraía, junto con lo que la caracterizaba físicamente era quizá una de las alumnas más bajitas de la U, 1,50 m quizá, era delgada y lucía siempre una linda cola.

Por esa cosa del destino nos toco ser parte de un grupo de trabajo allí hicimos "migas" y resulto que congeniamos muy bien entre mezclando miradas de coqueteo, por aquellos años era muy popular el famoso msn, allí conversábamos por las noches sobre los estudios y otras cosas y no se como llegamos a tocar temas sexuales, de nuestras experiencias pasadas, gustos etc, que daría por rescatar dichas conversaciones y leerlas nuevamente, por aquellos días yo arrendaba un cuarto en una casa era pequeñita pero acogedora a mi me gustaba, ella en otra casa tenía un dormitorio quizá el doble del mío, claro que la dueña de casa era más estricta en cuanto a recibir visitas comparada con la mía que me daba completa libertad sin abusar de ella.


Fue en una de las visitas a su dormitorio al cual pude llegar gracias a la ausencia de la dueña de casa, todo tranquilo todo normal me senté en el borde de la cama y fue ella quien se me abalanzo sobre  mi atacándome a besos la verdad fuera quién fuera era una carrera ganada, nos pegamos en tremendos besos no tarde nada en tener una erección y hacerlo notar frotándome  contra su entre pierna sobre las ropas no era mi interés hasta ese momento tener un noviazgo ni nada solo pasarlo bien no fuimos más allá en cualquier momento llegaba la dueña de casa o alguna de sus compañeras de casa que vivían en las piezas contiguas, nos reíamos cómplices luego en clases o en los pasillos de la U, me imagino nadie supo.


Siguieron las juntas a "estudiar" y no faltaba la sesión de besos pero ella no quería ir más allá, el típico temor de mina, pero conversando por msn me confesaba que tenia mucho tiempo sin sexo y temía que le doliera, al parecer había tasado mi tamaño que no va más allá de lo normal, en esas conversaciones ella me dejo en claro cierto gustito por el sexo oral, ese seria mi próxima jugada, en una de sus visitas a mi pieza luego de estudiar algo, nos enfrascamos sobre la cama en un atado de besos calientes y muy húmedos, con ropa me monto y comenzó a frotarse contra mi sexo alineado a mi cuerpo completamente duro, cansada de aquello cayo a mi lado y su boca fue mía mientras mis manos arrasaron con su cuerpo que se retorcía de placer a su paso, llegue a su sexo aún sobre las ropas, como gimió, ella alcanzo su mano y acaricio mi sexo que estaba que rompía mis ropas, me agarro con fuerzas, se notaba su deseo por tocar, le abrí paso desabroche mi pantalón y pudo meter su mano, su pequeña mano que me hizo sentir aún más grande, "chupamelo" le pedí entre un beso y otro, ella me miro y luego miro mi sexo mordiendo su labio inferior se acomodo sobre la cama arrodillada y se lo llevo a la boca, si que era una experta, buena succión, presión, humedad, juego con la mano y sin ella, yo me apretaba los dientes por no gemir muy fuerte y delatar lo que allí sucedía, por momentos se detenía para tomar un poco de aire, acomodarse el cabello, yo lograba acariciar su espalda hasta su cola, se acomodo de tal forma que mis dedos lograban llegar a su sexo sobre sus ropas.

Luego de un pequeño movimiento note que su pantalón cedió mi mano pudo entrar por detrás directamente hasta la entrada de su sexo, que estaba completamente mojado, mi dedo medio entro suavemente y sentí otro gemido, ella me miro de reojo sin soltar mi sexo, su lengua continuaba estimulandome, me acomodé y me baje los pantalones a la rodilla ella me ayudo y luego continuo con su tarea sus deditos acariciaban mis bolas y su boca cada vez más profunda me hacia vibrar y colocarme cada vez más tenso, lentamente logre bajar sus pantalones y mis dedos jugaban en su sexo y por momentos en su ano, que delicia, acomódate sobre mi, le dije indicándole que hiciéramos el 69, ella se bajo los pantalones y se acomodó sobre mi, su sexo mojado por fin era presa de mi boca, me hundí en el, busque con la punta de mi lengua su clítoris, su colita saltaba cada vez que lo rosaba algo incómodos con los pantalones a medias los míos me los quite, y los de ella con mis manos los deje a un lado, de pronto sentimos que alguien entro en el pasillo no era tan tarde cerca de las 22 hrs, reconocí la voz de la dueña de casa pero me sentí seguro nada pasaría, pero ella se preocupo me dejo de lado aunque yo trate de seguir en lo mio se salio de sobre mi y se sentó en la cama arreglando su pelo, la calme y la besé...quieres seguir le dije arrastrando su mano a mi sexo, me miro y no se resistió se puso de pie y se arrodillo frente a mi par seguir en su tarea esta vez lejos de mis manos.


¿Quieres que acabe en tu boca? susurre, ella me miro y me contra pregunto ¿qué quieres hacer? hagamoslo rapidito respondí, alcance un preservativo y se lo mostré...ya pero despacito, me causo gracia eso pero no reí, me coloque el condón ella no quito la vista en ningún segundo totalmente extendido el condón hacia lucirme enorme, me recosté en la cama y ella ávida se acomodo sobre mi con la colita parada, sus piernas abiertas, mi sexo duro buscando su sexo, no fue necesario ayuda, solito encontró la entrada a su sexo y lentamente ella estuvo a cargo de la profundidad, velocidad y frecuencia yo me quede allí estoico, duro para ella, primero sentí la puntita entrando en su cuerpo, luego un poco más siempre subiendo y bajando, metí mis manos bajo sus ropas acariciando sus pechos, me moría de ganas de chupar sus pezones, a la mierda la ropa le quite todo y fueron míos, yo igual quede desnudo, bese sus pezones con furia, ella me miraba desesperada apretando su boca evitando dejar escapar algún grito o gemido, su respiración era profunda y agitada, cada vez mi sexo se sentía mas y mas dentro de ella, finalmente me sentí completo dentro y mojado hasta las bolas,


Creo que sentí un largo orgasmo de ella, luego vino un relajo de su cuerpo cayendo sobre mi pecho, tenemos que ir a un motel susurre en su oído, siii respondió a penas, me acomode sobre ella sin salirme me dejo, bombeando de vez en cuando ponía sus manitos en mis caderas para frenar mis embistes, quede de lado nuevamente y movía mis caderas haciendo que mi sexo entrara en ella, luego nuevamente quedo sobre mi, y como que se reactivo y me agarró con fuerzas en pocos minutos me tenia a punto de acabar y así sucedió, en tremendo orgasmo apretando su cuerpo contra el mio buscando ese lugar más profundo y cálido, se salio y se recostó a mi lado....nos tapamos con un cubre cama y descansamos un rato, Me tengo que ir me dijo....te quieres ir? pregunte....y la besé...se fue pasada las 12 de la noche, luego de una larga sesión de sexo oral para ella y de ella para mí de volver a cabalgar, de sudar, de ahogar gemidos, de desordenar la cama, de su olor en mi sexo, volvimos a hacerlo cada vez que podíamos, fuimos a un motel de la ciudad una historia aparte y genial...

viernes, 28 de abril de 2017

Cita a ciegas

Laura 




De los besos de aquel juego previo, donde el valor de un beso cobra importancia, ya saben se besa bien o no, en este caso sus besos eran buenos, ricos, nos pusimos de pie a los pies de la cama y lentamente ella me llevo contra la pared, puso sus manos en mi pecho y hábilmente desabrocho mi cinturón y mi pantalón, sus diminutas manos entraron bajos mis ropas y buscaron mi sexo, lo libero, ya estaba duro, erecto, hermoso, caliente, su boca lo abrazo en un beso profundo mojándolo todo, resulta algo incómodo estar con los pantalones a la rodilla y con zapatos sin poder quitártelo todo ya!!, aproveche de sacarme todo lo que podía, mientras ella hacia una tarea magistral, la lleve a la cama, ella aún estaba con ropa, me quede sobre ella metiendo mi sexo entre sus piernas mientras, la besaba y saboreaba aun el sabor de mi sexo en sus labios, lentamente fue quedando desnuda, sus pechos pequeños, engalanados con unos pezones firmes y suculentos, junto a sus caderas bien generosas, me tenían vuelto loco, pero respire unos segundos y controle esa ansiedad que por momentos lo domina todo.



Mis manos y dedos no tardaron en llegar a su cálido sexo, al separar sus labios inmediatamente me di cuenta lo húmedo que estaba, la acomode de tal forma sobre la cama que quede entre sus piernas, mi lengua tenía que degustar lo que allí se producía, fue genial, sus gemidos fueron un premio a mis oídos, es muy diferente estar con una chica "silenciosa" que con una expresiva en todo momento, es muy complaciente y caliente a la vez, llego a un punto en que me desconcentro, parecía que quería arrancar, era demasiado el placer que mi lengua le brindaba, sentía cosas únicas y deliciosas, me concentré en el área de su clítoris y fue fatal, sus gemidos eran increíbles, le propuse hacer un 69, ella accedió, giro sobre mi cuerpo y quedo sobre mí, su boca cálida hacia una tarea increíble, lentamente las ganas de penetrar ese cuerpo llenaron el mío de deseo por estar dentro de ella, jugamos allí unos minutos más y luego de volver a besarnos ella se quedó a mi lado, así como en cucharita entregándome toda su cola, fue cosa de deslizar mi sexo entre sus glúteos y solito, sin ayuda, encontró la entrada y se deslizo tan suave dentro de ella, fue una penetración rica, suave, excitante. 


Ya dentro de ella, sintiendo el calor interno de su sexo, todo paso a otro nivel, nos complementamos muy bien en cuanto a movimientos, no paso mucho rato en que estaba ya cabalgando sobre mi pidiéndome que con la mano estimulara su clítoris, sus ojos, por momentos completamente blancos de placer, me hacían alucinar. Por esas cosas de la vida, llegamos con un famoso anillo vibrador y la verdad es un fiasco, no sirve para nada, o no lo supimos utilizar, en ese momento me apoye en el respaldo de la cama, la puse de pie, acerque su sexo a mi boca y así le di sexo oral, hasta hoy alucina con esa forma nueva de recibir sexo oral, luego de unos minutos la hice bajar para nuevamente quedar ensartados en uno solo. Nuevamente giramos y esta vez fui yo el dominante tome sus piernas sobre mis hombros y todo mi sexo era de ella podía decir que le "di como caja" como gemía esa mujer me contagio e igual gemía cada vez que la embestidas eran profundas, a veces me hacía pensar que era doloroso varias veces le pregunte si le hacía daño, "dale no más" era su respuesta, que placer más grande ver a una mujer gozar.


En un momento de relajación, con un aceite para bebes, ella comenzó a darme masajes en mi espalda y piernas. Dentro de las conversaciones previas al encuentro salió el tema de la estimulación de mi zona anal, tenía curiosidad, en solitario había logrado tener gratos momentos, ella no tuvo ningún reparo en aquello y gustosa me haría cosas allí, pues bien, el masaje llego hasta mi zona anal, con ese aceite que hacia todo más suave y ella fue delicada, sentí placer cada vez que rozaba mi ano, lentamente introdujo uno y luego dos dedos, jugo entrando y saliendo de mi ano, sentí placer no lo niego, pero he tenido mejores resultados haciéndolo en solitario, quizá falto más comunicación en ese momento, me hubiese gustado recibir sexo oral a la par por ejemplo, hubiese sido fantástico aquello, pero para ser primera vez, no me puedo quejar, lo disfruté.


En una de las tantas veces que lo hicimos, (durante toda esa tarde) me senté al borde de la cama y la puse de pie, de espalda a mí, le pedí que se sentara sobre mi sexo erecto y generoso que la penetro profundamente, creo que era su primera vez en esa pose, ella me decía que mi sexo tocaba algo que la hacía vibrar de placer, sus gemidos eran increíbles, como si desmayara sobre mí, la deje sola para que cabalgara, su larga cabellera caía por su espalda hasta casi rosar su culo, fueron minutos eternos, finalmente la tome en cuatro sobre la cama y le di muy duro, ya saben, había acabado ya tres o cuatro veces antes, lograr un nuevo orgasmo no es tan fácil, así que le di con fuerza, con ganas, sentí como mi corazón se aceleraba al máximo, parecía que estábamos en una sala de algún gym, transpirando, jadiando, dando el último esfuerzo, finalmente acabe y ella descanso sobre la cama admirada de mi aguante, me recosté a su lado y nos quedamos un rato recuperando fuerzas.


Fue una linda experiencia, una gran mujer, sexualmente increíble, única, que vivirá en mi recuerdo por muchos años, ahora la ventana de volver a repetir el encuentro no está cerrada, por lo menos por mi parte.




domingo, 19 de febrero de 2017

Cita a Ciegas

Gracias Tinder



Conocer a alguien por este medio es fácil, pero cuesta dar con la persona indicada, aquella con la que hablas casi como si la conocieras de siempre, donde las bromas se entienden a la primera y no hay que explicarlas, pues bien, resulta que la curiosidad me llevo a entrar en dicha red social, y al poco rato de andar allí me encontré con una chica atractiva a primera vista, agradable a la conversación que pronto paso a wazap, allí al poco tiempo paso a tonos más elevados y muy elevados, hasta intercambio de fotos de grueso calibre mezclados con audios también al mismo nivel, fueron conversaciones directas, calientes y al grano sin rodeos ni vergüenza, era obvio que en cualquier minuto surgía la propuesta para juntarnos.

Allí volví a sentir ese placer de hablar con alguien que te puede contar hasta el más oculto secreto y que te da la confianza para uno hacerlo también, es increíble eso que te cuenten cosas sin siquiera conocernos, es la confianza que nos da el no mirarnos las caras por que si estoy de frente quizá no digo ni la mitad de las cosas que he contado alguna vez, pero bueno se dieron las cosas muy bien mejor dicho desde un inicio existió esa química especial, pasaron los días y no fueron muchos en que surgió la posibilidad de vernos.


Fue un domingo los nervios estaban presentes desde el momento en que se fraguo el encuentro días antes, ideas, que hacer, que llevar, en fin lo normal somos humanos la idea era simple juntarnos e ir de inmediato a un motel sin preámbulos, incluso el lugar ya estaba decidido conocido por ambos era ideal a llegar a un lugar desconocido, las cartas estaban tiradas sólo faltaban horas.

Me desperté temprano me di una ducha y un desayuno rápido camine hasta la parada de autobús compre el pasaje y en minutos me despedía de mi ciudad para reencontrar me con la gran orbe fue un viaje rápido sin novedad salvo que la entrada a la ciudad el bus tomo otro rumbo por lo que me baje cuanto pude y tuve que caminar cuadras hasta llegar a la calle donde ella me esperaba un par de llamadas y ella fue a mi encuentro en su auto, en minutos divide su sonrisa detrás del parabrisas y quizá ella la mía un tanto nerviosa, me subo y un par de miradas claro para inspeccionar a mi amiga Laura lindo nombre por lo demás, pude ver unas lindas piernas enfundadas en unos jeans azules, y una gran melena negra que llegaba muy abajo más allá de sus hombros, estábamos a menos de tres cuadras del lugar por lo que el viaje fue corto, llevábamos lo necesario especialmente las ganas.


Cuando se bajó de su auto dos grandes sorpresas primero su porte siempre me han gustado las mujeres bajitas y ella lo era y segundo sus piernas no sólo era lo más lindo si no tenía un cola muy bien formada que me calentó de inmediato, hice los arreglos y subimos por el ascensor no recuerdo lo que hablamos allí pero todo era muy relajado, llegamos a la habitación y ordenamos algunas cosas cerramos las cortinas aunque a mi gusto mejor hubiesen quedado abiertas me senté en un momento a los pies de la cama y sin muchas palabras de por medio nos besamos allí mismo...

Continuará


lunes, 26 de diciembre de 2016

Masturbaciones



Luego de años (cuatro) de estar estudiando en un liceo de solo hombre llego la hora de estudiar algo fuera de allí y claro por fin tener nuevamente compañeras, esperando la oportunidad ya de debutar y estar con una, pero lamentablemente algo paso quizá fue mala suerte o cosa del destino, aquí conocí mujeres de mi edad, algunos años mayores la mayoría, en fin un sin numero de posibilidades pero no se dieron las cosas tan fáciles como uno quisiera. Había muchas chicas muchas realmente espectaculares, deseables por todos, de allí surgieron varias musas inspiradoras, pero surgió un drama a mi casa llegaron más familiares a vivir mientras estudiaban en la ciudad una especie de pensión y claro tuve que compartir mi cuarto con un primo así que me tuve que portar bien en mis noches.

Paso el tiempo y adivinen donde fui a hacer la práctica a la casa de mi prima allí me toco quedarme por unos tres meses fue como una devuelta de mano, ella ya estaba por allí así que la veía casi todos los días volviendo a ser mi musa de mis nocturnas, era su territorio y lo hacia notar se paseaba muy a menudo solo con la toalla luego de salir de la ducha y en varias oportunidades soporte sus coqueteos directos que llegaron a hacerse ver solo en ropa interior, mi rutina masturbatorias por aquellos meses fue de noche y de mañanita, por suerte mi cuarto tenia un pequeño baño donde podía hacer desaparecer mis evidencias.


Una noche ya era tarde, la casa ya estaba a oscuras y mientras yo estaba en lo mejor siento que se abre mi cuarto, por suerte mi cama era silenciosa no hacia ruido frente al movimiento, era firme, y claro era ella, me habló para ver si estaba dormido por un segundo pensé hacerme el dormido, pero levante mi cabeza y la vi, vestía su camisón nada sexy pero a esa edad casi los 20 era suficiente tentación, "tay durmiendo?", pregunto "casi" respondí con voz de sueño si supiera que recién me la estaba imaginando en cuatro, ¿qué pasa? pregunte, "no podía dormir...puedo" hizo un gesto que no entendí si sentarse o entrar en mi cama, asentí y levanto las sabanas y se metio a mi lado mirando al techo, yo dí un pequeño salto atrás, inmediatamente sentí el calor de su cuerpo en mi brazo y mi pierna, yo estaba así como de lado no lo dude ni un segundo mientras me hablaba de su dia y de una tipa que le caia mal, le agarre una de sus enormes tetas, el silencio se apodero del lugar y su mano de mi sexo que estaba enorme palpitando por ella, no dudo y me dio la espalda sin soltar mi sexo, se levanto la camisola, froto mi sexo contra su húmeda cincha y basto un suave empujón para meterla toda hasta el fondo de su cuerpo, comencé a moverme con ganas y ella giro su cara intentando besarme y la besé...las ganas de acabar me llegaron tan rápido que comencé a odiar mi sexo en ese mismo instante...pero comencé a sentir un ruido extraño la luz de la cocina se abrió y en segundos mi tía con la escoba entro a la pieza fueron segundos de gritos y desconsuelo...mientras eyaculaba sobre las sabanas y mi prima arrancando por la puerta confundido...muy confundido desperté de ese tremendo sueño...

Si llegué a soñar con ella y a despertarme con mi pijama todo mojado un par de veces, sueño húmedos, jaja, pronto hablaré de ellos, volví después de un tiempo a mi ciudad y allí continuaron mis penurias.