Contacto

Recent Posts

sábado, 19 de febrero de 2011

Playa


Ayer disfrute una tarde en las tibias aguas de este océano pacifico que por momentos nos trata mal...a pesar de todo de oleaje tranquilo estaba perfecto para, poca gente eso si, al parecer el recuerdo del terremoto y maremoto de hace casi un año tiene su efecto, pero bueno allí estaba yo dejándome mecer por las suaves olas, nadando de espaldas más bien dejandome llevar por la marea y las olas, que relajoooo, uno de esos momentos en que no piensas eá nada que no sea en ese momento, en el que por momentos llegaban a mi los recuerdos de veranos pasados, y la verdad a todo esto eran años en que no me bañaba en el mar, algunas personas se acercaban pero no eran mayor molestia ellos en su mundo yo en el mío.



Cuando ya estaba por salirme note a una niña que entraba al mar...cambio de planes me quede allí arrodillado en la arena y con el agua a la altura de mi pecho...no podía ir más allá por culpa de unas boyas así que me dedique a seguir flotando...curiosamente esta joven cada vez se acercaba más y más y el contacto era inevitable gire lentamente hacia ella y algo intrigada no podía entender como estaba yo tan sumergido si el agua a ella le llegaba a las caderas...hola..salude...hola, tan hondo esta?...dijo, nooo estoy arrodillado...es mejor así si no me da frío...sonrió y se lanzo al agua para nadar, no pude evitar observar su físico hermoso, y su rostro tierno estime no más de 25 años...luego supe que apenas tenia 20, de Santiago, estudiante de diseño llamada Evelyn...al poco rato estaba igual que yo arrodillada hablándome de su vida, reímos algo, hablamos del terremoto, de su pololo, de mi esposa, le propuse que flotáramos a la deriva, nos pusimos de espaldas y así continuamos hablando, nuestras manos se cruzaron un par de veces, incluso la tome y ella me tomo de la mia cuando nos alejábamos mucho, no pude evitar aquí decirle lo hermosa que era...con todo el respeto posible...me sonrió nuevamente y me agradeció, no esperaba que hiciera lo mismo jaja, pero igual me regalo un piropo, ya me estaba dando algo de frío y mi esposa en la orilla quizá ya estaba llamando a los salvavidas... ya me tengo que ir... me esta dando frío, disfruta del mar...y cuidado con los tiburones..sonreí me puse de pie y el agua llegaba a mis caderas... me había alejado bastante de donde estábamos en la arena...camine por la orilla mirando un par de veces sobre mi hombro a donde estaba ella... una bella sirena de verano.

3 comentarios:

  1. Dulce historia cariño y mi profundo sentimiento de admiración por encontrar tibias, las, según mi apreciación, gélidas aguas de nuestro pacífico sur.

    ResponderEliminar
  2. siii aunque no lo creas en aguas bajas se puede obtener unas temperaturas bastante agradables...

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo e inocente, también me ha pasado... y esas dulces experiencias, pequeñas,a veces resultan ser las más eróticas con el recuerdo.

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión