Contacto

Recent Posts

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Re-Des-Encuentro.-


Me abroche mi zapato, sentado en tu cama, respire profundo mientras tu me mirabas desde la puerta entre abierta ya...te veías feliz...

Puerta que anoche me abrías presurosa, casi sin creer que era yo quien golpeaba, luego de avisarte por celular que estaba a unos pasos de allí...

Apenas abierta, todo lucia en un perfecto orden, allí apegada a la pared cruzando la cortina estaba tu cama que no conocía.Luego de un momento de amena compañía, conversaciones, risas y un dulce vino, te acercaste a mi para abrazarme y decirme cuanto me extrañabas, desde que entre a tu casa desee hacerlo yo, pero me faltaban las fuerzas.

Allí sintiendo el calor de tu cuerpo, sentada en mis rodillas, mis brazos no querían soltarte, pues igual te extrañaban demasiado, con algo de pudor acerque mis labios a tu oído, para decir que te extrañaba.

Me miraste algo acongojada sin separar tu pecho de mi torso, solo soltaste una mano para acariciar mi rostro, que sonreía complacido, y sin decir nada me regalas un beso, tan dulce y más aún el mejor que me has dado.

Aquello solo fue la mecha que se encendió, y no pude por vano intento que hice dejar de besarte, es que como tu no besa nadie, ya no estabas de lado sobre mis rodillas si no de frente, tus brazos caían por sobre mis hombros, y mi cabeza caía para atrás para poder besarte mejor.

Mis manos acariciaban tu pelo, tu espalda, tu cintura, no quería parecer atrevido, a lo más llegue a una rodilla, pero no pude evitar sentirme excitado, mi sexo latía fuerte en mis pantalones, y tus caderas cada vez se acercaban a él que hacer....

No lo pude evitar te tome con fuerza y te acerque aún más a mis caderas, y por el movimiento de tu cuerpo pude darme cuenta que notaste mi erección al primer roce, soltaste mi boca respirando profundo, mordiendo tu labio inferior te notabas excitada...

Luego de girar por las paredes, hasta quedar en el dintel del marco que separaba la sala de tu cuarto, a un paso de precipitarnos en tu cama, solo basto el leve empujón de tu cadera para caer en ella, ya estaba perdido, pero era lo que deseábamos todo este tiempo...

Lo que paso allí es eterno, fue lujuria, cariño, deseo, pasión, fantasía, calor, dolor, sudor, humedad, entrega, confianza, llanto, alegría, intimo, único fue amor...


Cuanto duro?, nos falto noche y cama, nos sobro todo lo demás ya detallado, pegado a tu cuello sintiendo tu aroma, se asomo el sol por tu ventana, te ofrecí un vaso de agua, allí calmaste tus labios, y tu cara lamentaba ya mi partida...

Las cosas duran lo que tienen que durar, pero por que parece que todo pasa tan rápido cuando tenemos que amar?, te pusiste una polera que te regale algún día, aunque era enorme para ti con tu pelo tomado así, lucias tan "bella"...

Me vestí lo más lento que pude, pero tenia que partir, los pasajes tenían una hora y esta se acercaba tan rápido, como detener este maldito tiempo que nos mata lentamente, y que nos hace vivir tan rápido...me calce mis zapatos.

Luego de abrocharlos, me puse de pie, el sol pegaba a mis espaldas, mi sombra llegaba justo a la puerta que entre abierta sostenias afirmada en ella, como no queriendo dejarme salir, te veías feliz...

Me acerque a ti y rompiste en llanto, abrazándome a mi, con la garganta apretada, mil palabras llegaba a ella pero solo algunas podían salir, no te vayas, suplicaban tus labios, solo pude secar tus mejillas, mientras mis ojos apunto de desbordar te miraban...

Te aparte de la puerta, mientras te abrazaba y te calmaba, ya no podía alargar más ese momento, te bese largamente, mientras rodaba en mi mejilla no mis lágrimas si no las tuyas, te amaba con más que mi corazón, pero debía dejarte y eso no me lo perdonaba...

Solo te dije que te quería y que extrañaría, cada detalle de ti, te colgaste de mi cuello, mirándome a los ojos, y entre lágrimas me dijiste que me amabas, fue como apretar más la soga a mi cuello que no me dejaba hablar, te abrace y dije que te amaba...

Te aparte de mis brazos, tome la puerta, abrí, salí, cerré, lloré, baje por las escaleras, no quería queme vieran llorando, al salir del edificio el aire enfrió mi rostro aún húmedo por mis lágrimas, tome un taxi a la terminal...y si, mire para atrás, pero no te vi.

7 comentarios:

  1. Q situación tan chunga... esos encuentros y esas despedidas mmmmmmmmmmm qué dificil y complicado. Se de lo q hablas.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Muy sentida tu historia: refleja la pasion y el dolor de querer y no poder...de amar lo imposible,y de tenerlo y perderlo casi al instante!
    El cielo y el infierno???
    Tal vez...pero a quien le importa el infierno, cuando a tocado al menos una vez el cielo con las manos?
    besosss!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bella descripción de momentos dificiles de olvidar.

    ResponderEliminar
  4. Porqué???
    No la quisiste ver???
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  5. yo tambien me visto lento, porque no quiero irme jamas.
    me encanta la frase d las cosas duran lo q tienen q durar...
    q lindo blog, me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  6. inna: Gracias.

    Gudèlu al parecer nos entendemos Juak, saludos.

    Fedora: hermosas palabras gracias, como tu.

    Sandra: Inolvidadbles momentos no.

    Mar: Gracis por tu visita.

    Charlotte: bienvenida a mi casa, tu visita puede durar lo que tenga que durar, gracias por pasar.

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión