Contacto

Recent Posts

domingo, 23 de enero de 2011

Niña

Pocas veces me he sentido atraído física o sentimentalmente por mujeres menores de edad hablemos específicamente de dos, una de 15 y otra de 17, entendiendo que los 18 marca la mayoría de edad barrera invisible y absurda pero que ante la ley no hay justificación ni perdón.

La primera con 17 años fue una niña con la cual compartí indirectamente labores en un trabajo, yo en un área ella en otra, pero que nos topábamos a la llegada y a la salida, siempre yo estaba antes que ella en ese lugar y por mi puesto me tocaba ver llegar a todos y a todas, en el particular ella era muy hermosa, de piel tostada, pelo negro largo a la cintura, un cuerpo lleno de curvas, una cola estilizada un monumento, allí en esa llegada ella se vestía con su delantal cubriendo ese cuerpo magnifico, pero prohibido, solo admirable en silencio, con los días se acerco a mi y supe su nombre y de donde era, lamentablemente nuestros horarios d
e salida no coincidían, y además si lo hubiesen echo creo que poco y nada hubiese intentado, cuando supe por otras personas su edad no lo podía creer, pero lamentable o afortunadamente en mi cabeza esta el chip que me hace discriminar y hacer que de dicha edad estén por debajo del limite aceptable para siquiera intentar algo...así que desde allí solo fueron palabras lindas, piropos suaves y de caballero, pero sus miradas y gestos para conmigo hacían irresistible la tentación, y su cuerpo maravilloso parecía que lo lucia apropósito delante de mis ojos....no paso más allá de eso fueron solo miradas y apenas pude tocar sus pequeñas manos.

La segunda oportunidad fue en el 2004, en un perdido pueblo cordillerano de la X región, entre los hermosos lagos Pirihueico y Panguipulli estuve en esa zona desterrado por así decirlo realizando una práctica en un parque muy conocido hoy en día llamado Huilo-Huilo, nos facilitaron una cabaña a mi y mis compañeros, 3 en total junto a los dueños de casa otros 2 que también trabajaban en dicho parque, uno de ellos de la zona tenia varias hermanas que a los pocos días conocim
os, una de ellas de apenas 15 años, realmente tan hermosa, con sus ojos azules, su pelo castaño y su cuerpo de mujer, las conocimos en una pequeña fiesta en una casa del pueblo, donde bailamos y tomamos algunas cervezas y con la poca luz y el humo de los cigarros a primera vista me pareció una niña máximo de 20 años con sonrisa coqueta que podría encantar a muchos, que en mi caso apenas la vi algo se produjo en mi, y me embrujo, su forma de ser, de hablar, ni por nada adivinaba que tenia esa edad, y paso como pasa muchas veces que te mueres de ganas de volver a verla, que cuentas las horas para poder cruzarte con esa persona, y así fue compartimos veladas grupales en esa cabaña, cantando al son de una guitarra, o a orillas del rio Fuy junto a una fogata, caminando en la oscuridad absoluta de la noche adivinando por donde pisar, pero nuevamente el fantasma de ser respetuoso por la edad me jugo en contra, mis amigos me decían que aprovechara claro ellos ya estaban enganchados con otras quizá de uno o dos años más que ella. Pasaron los días y note que ella me buscaba viajábamos juntos los días libres al lago Panguipulli claro todos juntos pero ella se sentaba junto a mi, hablamos de nuestra vida, nos reímos mucho, mis compañeros por detrás me alentaban, hasta que llego el día mejor dicho una noche, se celebraba un festival, y como de costumbre la previa se realizaba en la cabaña, fuimos a comprar unas cervezas y yo con ella curiosamente quedamos solos en una de las calles del pueblo ocultos bajo la sombra de una gran árbol esperando que otros hicieran la compra, muy cerca el uno del otro, con algo de frío, nos acercamos aún más, le ofrecí un abrazo, ella se subió en unos troncos para nivelar nuestra altura, y allí nos quedamos abrazados, retirando algunos de sus cabellos que me hacían cosquillas en mi nariz...los aparte con mi mano y acaricie su cabeza para dejarlos en su peinado, quizá ella sintió o interpreto que esa caricia era algo más, levanto su mirada, que solo podía adivinar ya que era una noche sin luna y el farol más cercano estaba muy lejos, y allí como pocas veces me atreví y le susurre..."eres realmente hermosa"... el aire de su boca llego a mi rostro, exhalando sorprendida de mis palabras, y adivinando una sonrisa, me dijo "¿si?" en tono de pregunta, "si, demasiado hermosa" susurre nuevamente... mi mano volvió a peinar sus cabellos sueltos, te besaría pero temo que me quede gustando...dije, ella solo sonrió... y mis palabras tenían razón ese fue uno de los besos más dulces, agradable me faltan palabras para definirlo...pasamos la noche con los demás en la cabaña y luego en el festival juntos una noche realmente feliz, la despedida en la madrugada fue entre dulces besos...y luego al otro día no aparecieron hasta la tarde...todos me felicitaban pero yo veía entrando a Carabineros jaja, a los pocos días nos fueron a buscar habíamos pasado 30 días allí una semana extra por problemas de logística, pero la mejor semana de aquel verano, la despedida como todas fue triste, intercambio de correos y todo, pero a más de 500 kilómetros todo aquellos se transformo en una bella anécdota, y un bello romance de verano aunque corto, puro e intenso, tanto, que aún se recuerda a Kety.

10 comentarios:

  1. woooow senti q vivi como si fuera yo ese relato.

    un dia escribire sobre mis 'enganches' con personas mayores.
    me hiciste recordar mi epoca d los 12-15...solo que munca me llego a besar nadie..(osea alguien mayor) me pregunto q edad habras tenido...

    ResponderEliminar
  2. Linda historia. Creo que eres un tipo en el que se puede confiar.



    Bezozzzz

    ResponderEliminar
  3. Charlotte gracias por as palabras en aquellos años...tenia alrededor de 24 años

    Sam gracias por tus palabras al igual que Ina gracias.

    ResponderEliminar
  4. Pués hermosa anecdota y realmente te felicito por tu comportamiento hacía aquellas chicas eso habla de que eres un caballero...
    Lindos recuerdos!
    Gracias por tus bellas palabras en mi blog, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No sé que edad tienes ahora....pero tengo dos hijas una de 22 y otra de 19 años y las cuido más que nada en la vida...
    Como mamá no me gustaría que se involucrarán con alguien mayor, para que no se saltaran etapas...luego de los 30 todo da lo mismo...nunca me han importado las diferencias, me gustan los hombres jovenes y mayores, me fijo más en su forma de ser y de sentir que en su carnett.
    Cariños para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  6. Con esa edad es precisamente cuando empiezan a revolucionarse las hormonas y a los adolescentes les atrae el mundo de los adultos como suyo...

    ResponderEliminar
  7. Brisa gracias por tus palabras un placer tenerte por acá.

    Mar es entendible tu punto de vista creo que estaré en las mismas cuando mi niña tenga esos años.

    Lydia hermosa visita, la verdad si esa edad es especial para las niñas, además que ustedes maduran mucho antes que nosotros fisica y mentalmente es por allí quiza que uno se ve seducido por la ternura de esa edad, pero como digo hoy por hpy solo miro de lejos y solo me limito a admirar la belleza del "futuro de Chile" jiji

    ResponderEliminar
  8. La edad es importante para los quesos y el vino ;)

    ResponderEliminar
  9. Querido amigo, tú sabes que yo no tengo muchos límites, pero menos de 18 años ni pensarlo, no existen, no les contesto si me hablan.NADA DE NADA. Es mejor evitar las tentaciones que pueden llevarte derechito a PROBLEMAS GRANDES.
    Un beso

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión