Contacto

Recent Posts

miércoles, 13 de julio de 2011

En el Motel...


Nos costo coordinar un poco el día y la hora para vernos allí, mientras me encargue de averiguar donde podíamos ir, llego el día, fue un sábado después de almuerzo y para no dar sospechas yo salí una hora antes  para no llamar la atención, si hasta salí con mi mochila para que pensaran que iría a estudiar a casa de un amigo, la esperé pacientemente sentado en la plaza de armas,  a la hora y 15 llego puntual, el reloj  marcaba las 15:15 hrs. allí le dije que iríamos en taxi, hay mismo comenzaron los problemas, que le daba vergüenza, que si era conocido el chofer, uff, casi no vamos a ninguna parte, pero nos subimos a uno que luego de corroborar que el chofer no fuera conocido, le dí las coordenadas y llegamos a las afueras de la ciudad a los típicos moteles de carretera que son como cabañitas, allí otro problema nos esperaba, estaban desocupando una y en 15 minutos estaría lista, así que pasamos como a una sala de esperar al lado de la recepción, nos acomodamos allí mientras los empleados del lugar, pasaban uno y otro mirándonos, ella un poco complicada se tapaba la cara, se veía hermosa unos jeans ajustadisimos, y una chaquetita que le cubría todo pero igual uno podía adivinar sus bellas curvas, seguía con la vergüenza y por fin nos llaman...caminamos un poco por el sendero para los autos hasta nuestra cabaña la número 14, al entrar era mucho más grande de lo que imaginaba, una gran sala nos recibió al entrar con cómodos sillones una mesa de centro, cerca de aquí una mesa con dos sillas, un gran televisor cerca de la cama que era muy grande, al lado de esta un baño igualmente espacioso, la revisión de rigor para que estuviera todo en orden ella me siguió detrás sin apartar los ojos de cada detalle luego de eso a ponerse cómodos.

Cuando me preocupe de ella su chaqueta ya lucia colgada en la pared, ella de pie junto a la ventana cerrando las enormes cortinas, su blusa ajustadita, y todo en su lugar de verdad aún me costaba creer que podía ser yo quién tendría la suerte de estar junto a ella, nos abrasamos allí junto a la ventana, la calefacción era tan agradable que el frío de invierno no nos llegaba, nos besamos tiernamente, y le pregunte por que tanta vergüenza...me comento que le daba cosa o vergüenza el que la vieran con un chico más joven, mmm le sonreí y le roge que no lo volviera a sentir que se concentrara solo en ella y en el momento, que nadie tiene el derecho a decir algo allí termino la conversación por que luego solo fueron besos y besos y besos...tumbados en el sofá más grande, sentada ella sobre mi lo único que hacia era frotar su sexo contra el mio ambos aún cubiertos por nuestras ropas pero ella estaba tan entusiasmada y yo estaba tan cómodo disfrutando, tal que solo mis manos corrían por su cuerpo tocando, acariciando todo. Siguió y siguió cerrando sus ojos...no dije nada...calladito en silencio disfrutando de su rostro lleno de placer, puse mi cadera firme y mi miembro ya duro, igual muy firme pues podía adivinar que pronto llegaría su orgasmo y así fue, me tomo por el cuello apego su cabeza a la mía y apenas escuche su gemido...allí le recordé al oído donde estábamos, que podía gritar, hablar, gemir con fuerza, todo estaba permitido...que la quería escuchar, que nadie nos molestaría que nadie nos escucharía... nadie se va a molestar...suspiro sobre mi pecho y exclamo un dulce yaaa!

Allí mismo nos quedamos y sus manos entraron a mi pantalón en busca de mi sexo, no tardo en despojarme de ellos y de mi ropa interior...aligere el resto y me tenia desnudo  a su lado, se inclino sobre mi y su boca tibia atrapo mi sexo erecto, ardiente deseoso de ser tocado, besado, lamido y chupado no dejé que estuviera mucho allí, quería que ella disfrutara al máximo este momento, así que me arrodille entre sus piernas y la recoste en el sofá..su sexo húmedo por el orgasmo anterior me recibió...exquisito, dulce, deseable....recorrí cada centímetro, su clítoris fue mi blanco preferido, pero mi lengua recorrió su interior, sus labios, esos centímetros de piel que separan su sexo de su ano...por primera vez podía apreciar su sexo con tanta  luz y para mi gusto era hermoso, me tenté y pase mi lengua un par de veces por su ano..cada vez su cuerpo se estremeció y con sus manos me aparto de allí..no dije nada...seguí en su sexo y luego de unos minutos me pidió que la penetrara...acomodé unos cojines bajo mis rodillas y allí mismo con sus piernas elevadas tome mi miembro con mi mano y acaricie con algo de fuerza su sexo...de abajo para arriba y de arriba para abajo y nuevamente acaricie su ano con el...y nuevamente su cuerpo se estremeció...y en segundos mi miembro estaba lo más profundo en su sexo...rico...ese sonido que se escucha al entrar en un sexo bien lubricado es música de placer...me incline sobre ella y opte por ponerme de pie doblando mis rodillas, al final termine con una de ellas apoyada en el sofá, el ángulo era divino, profundo...me dijo que acabara que quería verme hacerlo y así fue apenas me dijo eso olvide todo control y aguante que estaba haciendo y en segundos....todo mi sexo se descargo en lo profundo de su sexo que parecía estar más mojado....gimiendo yo de placer me quede allí unos segundos besando su boca generosa, y sin perder la erección me senté a su lado...sonreímos, vamos a la cama le dije....y allá fuimos.

Se lanzo de guatita a la cama y su trasero lucio tan hermoso para mis ojos que mi erección que en esos momento comenzaba a decaer revivió solo con esa imagen..me acomode a su lado cruzando una de las piernas por sobre su cola pase mi mano desde allí mismo por toda su espalda subiendo por sus hombros, realmente hermosa no me cansare nunca de decirlo, le susurre al oído, me miro y solo sonrió, es lindo aquí me dijo, si muy cómodo conteste,  así mismo me acomode sobre ella sin separar sus piernas, deslice mi sexo en aquel espacio diminuto formado por las piernas y su sexo sin penetrarla...apoye mi pecho en su espalda mientras mi boca busco la suya, mis manos se deslizaron bajo su cuerpo y atraparon sus pechos, acariciando sus grandes pezones, ella levanto su cola y mi sexo sintió algo de su humedad allí ella me susurro "metemelo"...primera vez que escuchaba una palabra así de su boca en pleno acto, cosa que me excito demasiado, basto un leve movimiento para que todo mi miembro entrara en su cuerpo, parecía que me lo apretaba con el casi dejándome sin movimiento...me quede allí unos segundos besando su boca húmeda, levante mi torso apoyando mis manos a los lados, y pude ver como mi miembro entraba y salia de su hermoso sexo, me quede quieto mientras ella comenzó a moverse cada vez con más fuerza y rapidez...no aguante quedarme quieto y comencé a responder cada embestida de ella con las mías coordinando placenteros movimientos,...fue allí que ella comenzó a gemir despacio, yo le seguí la corriente con mis gemidos haciéndolo un poco m{as fuerte, luego ella aumento el volumen de sus gemidos tratando de superar los mios pensé, los mios los mezcle con respiraciones fuertes, ella ya estaba al borde de comenzar a gritar...eso, así...le decía sigue...y ya eran leves gritos, con cada choque de nuestras caderas, le dije que se tocara y su mano por debajo llego hasta su sexo y se masturbaba a la vez aquello le dio el último impulso que necesitaba...me grito que acabara, que ella estaba apunto...me acomode y bastaron unos cuantos movimientos largos y profundos para acabar a la par...saco su mano de su sexo se aferro al cubre cama y gimió muy rico...yo descargando mi semen en su sexo...lentamente caí sobre su cuerpo...



Aquello tan intenso si que nos dejo exhaustos, cansadísimos, ella sudaba, su espalda estaba mojada, la abrase, por un tiempo y tuve que apartarme ya que el calor de nuestros cuerpos se tornaba algo incomodo tenerlo tan cerca, que rico me dijo, nunca te había escuchado así, le dije... me encanto escucharte, si yo igual te escuche fue intenso, nos cubrimos con la sábana y descansamos unos minutos, hablamos de todo un poco, de nosotros también, que le gustaba estar conmigo, que le encantaría salir a bailar, o con sus amigas del trabajo, pero no sabía si a mi me gustaría además que le daba vergüenza que la vieran con un hombre mucho menor, allí poco podía hacer ya que si tenia ese reproche tan grande además de vivir en una sociedad donde todo va por lo que se ve, y todos juzgan aquello era luchar contra las olas del mar, la consolé largamente, con lindas palabras, logre sacarle una sonrisa y de allí por supuesto a los besos y estábamos en camino ya de hacerlo nuevamente, el reloj parecía que no corría, vamos le dije déjame besarte hasta que llegues al orgasmo...abrió los ojos así de grandes, siii déjame lamer tu sexo hasta que acabes le repetí por si no había entendido jaja, nos besamos y como el silencio otorga...lentamente baje entre sus pechos...esos pezones inolvidables hasta su sexo...ella solo me miraba, y comenzó a disfrutar, a cerrar los ojos  apretar sus labios, mis manos alcanzabas sus pechos, pero cuando vi que ya la cosa se ponía caliente, mis dedos me ayudaron, así que mientras mi lengua acariciaba de mil maneras su clítoris asta encontrar el perfecto, mis dedos comenzaron a acariciar su sexo, la entrada de su vagina, y algunos su ano...no tarde en introducir dos y tres dedos en su sexo buscando el "mítico" punto G, pero me dedique a meterlos y sacarlos lentamente, ella me decía que más fuerte, y mis dedos entraban y salían con fuerza mientras mi lengua tenía acorralado su clítoris...ahora profundo grito...mientras su sexo apretaba mis dedos, y todo allí se estremecía y mis dedos entraron en ella lo más profundo que pudieron...extasiada toda mojada gemía allí en la cama...me incorpore y me dijo que ahora me tocaba a mi...me quede de pie y ella sentada en el borde de la cama, me miro y sonrió con sus manos acaricio mi sexo, esta vez fue directa, y luego de pasar su lengua por la punta no mezquino cariño y abriendo levemente su boca lo introdujo en ella saboreando cada centímetro de el....mojándolo con su saliva cada vez que yo le indicaba, otras me dejaba tomarlo con mi mano y darle golpecitos en su lengua, otras me agachaba a la altura de sus pechos y acariciaba con el sus pezones duritos, ella solo sonreía con sorpresa...me incline sobre ellos y pase mi lengua entre sus pechos, luego de mojar dicha zona puse mi miembro de tal forma ayudado con sus manos que mi miembro entraba por debajo de entre sus pechos para asomarse entre ellos, ella sonreía nunca le habían hecho aquello, bajo su cabeza y me daba toquecitos con su lengua...

Luego de eyacular dos veces en menos de dos horas una tercera no era imposible pero se veía lejana, siempre me a pasado que para llegar al orgasmo por esa vía la dama en cuestión tiene que hacerme un trabajo muy bueno para lograrlo, aveces cuando veo que no va a llegar me voy directo a tener sexo, otras veces ayudo masturbándome mientras ella acaricia la punta con su lengua o bien ella me masturba teniendo en esto también buena técnica  no es llegar y agarrar y mover arriba abajo...como ella se veía complacida y al parecer con muchas ganas, me recoste en la cama y deje que ella se acomodara entre mis piernas para que continuara con su tarea, y claro aveces combinaba solo movimientos con la mano a lo cual le enseñe como me gustaba otras, su lengua se perdía bajando por mi sexo hasta mi ingle y allí me hacia cosquillas, otras bajaba hasta mis bolas y las acariciaba con su lengua pero siempre uno que otro pelito de allí interrumpía la tarea...aveces a nosotros igual nos suele pasar ese incomodo pelito suelto, luego me senté y ella como recostada en la cama seguía sin soltar m miembro, para ayudarla tenía que empujar mi miembro de tal manera que este se tensaba ya que este sentado apunta hacia arriba, al empujarlo para que apuntara para el frente hacia que su trabajo fuera aún más grato...por momento lo tome para ayudarle y me masturbe mientras ella sacaba su lengua atenta a recibir mi semen, pero apesar de aquello no sentía las ganas de hacerlo, era todo tan grato pero podría estar toda la tarde allí, nuevamente me recoste para que estuviera más cómoda, le dije que intentara gemir a la vez que lo hacía, y claro mientras lo tenía en su boca de su garganta se escuchaba un gemido era como si estuviera saboreando todo mi sexo...escuchar aquello y verla hacer su trabajo me excitó de tal manera que comencé a sentir el deseo por acabar, aparte de que comenzó a hacer cierto movimiento con su lengua dentro de la boca que me causo un gran placer....me comencé a tensar ella lo noto y continuo gimiendo...le avise entre cortado que ya venía...y con fuertes contracciones llené su boca con mi semen, aunque no era una gran cantidad no dejo escapar una gota espero que terminara cada una de mis contracciones del orgasmo...y sin mover su boca retiro mi miembro de ella...junto sus labios e imperceptiblemente lo trago...mm rico me dijo...se acerco a mi y me dio un gran beso...donde pude aún sentir el sabor de mi sexo y de mi semen...de verdad te gusta le dije... siii, allí le comente que era la primera mujer que me hacia aquello, claro ella sorprendida no lo podía creer, le dije que si de verdad le gustaba que siguiera haciéndolo que es uno se calienta cuando ve a una mujer tragarlo, pero que si no le gustaba no tenía por que hacerlo..que no tenía que hacerlo para complacerme...nooo dijo si de verdad me gusta...lo tienes rico jajaja nos reímos un rato.

Paso un rato y lo hicimos una vez más, hablamos mucho, lo pasamos bien, ella lo paso bien, se relajo, hicimos cosas que nunca había hecho, le dije que sumara fantasías para poderlas realizar en otra visita o en la casa...nos dimos una larga ducha, ella sin mojarse el pelo, obvio no quería que sospecharan nada ya eran pasada las 8 de la tarde, llamamos al taxista que nos trajo y nos dejo en la plaza...caminamos cansados un par de cuadras, ella tomo el colectivo para la casa...yo camine hasta ella, a pesar de estar viviendo uno de los mejores momentos de mi vida,en mi corazón estaba esa barrera de la edad, me lamentaba profundamente por que no nacimos en años cercanos, por que no nos conocimos antes, me estaba enamorando? me pregunte mil veces antes de llegar a casa, respuesta era obvia...claro que si, el pensar en ella todo el santo día, desear tanto su compañía más allá del sexo...que era eso...amor... yes!, llegué a la casa salude a la señora, el papá planchando unas camisas, cruce el pasillo, salí al patio y no la vi por ninguna parte, entre al cuarto tiré la mochila en la silla y me deje caer rendido en la cama...desperté como a las doce, ni siquiera tenía hambre, pero en mi mesita estaba un plato con un par de sandwich y un baso de jugo, sonreí, me incorpore, y debajo del baso había una notita..."lo pase de maravilla, eres lo mejor que me a pasado en la vida...te quiero"

3 comentarios:

  1. QUIEN FUERA ELLA PARA ESTAR ALLI...AUNQUE NO TE DEJARIA NOTITA,YA QUE JAMAS ME IRIA DE TU LADO.
    BESOSSS!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Divino relato, provoca ser esa chica mayor con la que te acuestas. Besos, cariño...

    ResponderEliminar
  3. aaa recuerdos d motel...me uno a la lista...
    q identificada m senti
    ojala un dia contara mis historias dee se tipo

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión