Contacto

Recent Posts

martes, 3 de diciembre de 2013

La Fiesta

Aventura Universitaria



Entramos al gimnasio estaba lleno de gente, la música se escuchaba desde fuera del campus, fiesta de recepción de los nuevos alumnos llamados "mechones" será por el corte de mechones de pelo en las típicas ceremonias de bienvenida? quizá, entre tantas personas te perdiste de seguro te encontraste con un conocido o conocida, me acerque a la pista de baile y contemple los hermosos cuerpos de muchas chicas nuevas, me retire en busca de un trago mientras al pasar te buscaba, en la barra pedí una cerveza, tanta gente allí muchos conocidos y conocidas otras solo de vista, algunos ya pasados de copas y que decir las chicas igual a la par con los hombres, en fin cada uno disfruta estos momentos como puede y le plazca mejor, me reuní con un grupo de compañeros a disfrutar de la cerveza, conversa y de la vista todos comentaban lo  mismo este año han entrado chicas muy lindas.

Serían las dos de la mañana cuando ya luego de una larga y entretenida charla me propuse buscarte para bailar algo, después de todo habíamos venido juntos, realmente el mar de gente era increíble, caminaba en fila india dando vueltas al gimnasio para encontrarte, con otra cerveza en la mano hacia esfuerzos por no derramar nada, me apegaba a la pared para buscarte pero nada, me quede allí era un lugar oscuro donde las luces no alumbraban mucho, de pronto de la nada apareciste a mi lado, hasta ese minuto solo eramos compañeros y amigos, vivíamos cerca uno del otro y no tenía muchas expectativas. para ser franco solo te veía como una amiga, no me atraías mucho físicamente aunque tenias una linda cola y en más de alguna vez me sorprendiste mirándote la retaguardia, te note más alegre de lo común y esos ojitos achinaditos delataban todo, más aún cuando me hablaste al oído colgada de mi cuello, alcohol y algún cigarrito de aquellos era de imaginar, eso no era ninguna sorpresa, si lo era lo que me acababas de decir al oído...


Te mire extrañado nunca me lo imagine de ti...lo peor de todo y que quede entre nosotros es que ella tiene un aliento de aquellos, nunca se lo he dicho a pesar de la confianza, se aguantaba pero era muy desagradable, así que si algo tenía que pasar, tenía que saltar esa gran barrera que presentaba su aliento...yo lo hubiese dejado allí o bien le compro un par de cervezas y ya...pero se volvió a pegar a mi y en la oscuridad me dio un agarrón de mis cosas, fue suave no reaccione bruscamente, me tomo el muslo y subió hasta mi entre pierna colocando su manito sobre mi sexo...la miré y que le vamos a hacer cuando uno anda necesitado en algún periodo de la vida nos sirve "cualquier micro", tomé su mano con fuerza y le hable al oído...segura?...me tomó de la cabeza antes de poder reaccionar y zas...feroz beso y me van a creer que estuvo muy bueno..la tome y le volví a hablar donde vamos?...a mi pensión estoy sola...y allá fuimos caminando, mientras vi gente no hicimos nada pero ya en las calles nos deteníamos de vez en cuando en algún escalón para que ella se subiera y poder darnos feroces besos, la verdad no quería que nos vieran juntos, uno igual tiene  a sus preferidas y sueña con tener algo con alguna y si nos veían juntos en algo quizá la voz se echaba a correr y perdía toda posibilidad, machista...si lo sé.


Entramos a su pensión y subimos al segundo piso donde estaba su cuarto, una cama muy alta creo que eran dos colchones juntos, no americana ni box spring, su escritorio y todas sus cosas en un pequeño cuarto muy acogedor por lo demás, ya lo conocía haciendo trabajos o estudiando, pero nunca, repito nunca imagine lo que en minutos podría llegar a pasar, pedí un minuto para ir al baño, aseo correspondiente y todo lo demás, y al regresar me dijo ponte cómodo, la cama estaba abierta, y ella vestía una larga bata, regreso en unos minutos y yo estaba tal cual sentado en la cama, nervioso si, ella entro apago la luz, y se me acerco, creí sentir por momentos ese aliento suyo pero su beso ahogo toda posibilidad su lengua en mi boca hizo olvidarme de todo y me deje llevar, realmente sus besos eran increíbles, todo aquello me pareció tan excitante, siii, siempre hacerlo por primera vez con alguien nuevo es excitante, existen expectativas, tanto de uno como de la otra persona, mis manos acariciaron su bata y descubrieron que debajo casi no tenía ropa solo su ropa interior , mis manos corrían por su espalda y su colita, ella era muy menudita pequeña 1,50 quizá, casi 40 cms menos que yo...así que mejor me quedaba sentado en la cama, me ayudo con mi camisa y mis pantalones, quedo arrodillada frente a mi y manos a la obra mejor dicho boca.


Me dio una mamada de aquella que aún recuerdo y muy rara vez superada, realmente se manejaba como diríamos, en más de una ocasión habíamos hablado temas sexosos por chat y me había contado que una de sus debilidades era el sexo oral, luego de un rato subió a buscar mi boca, justo cuando comenzaba a sentir esas ganas por acabar, aproveche de desnudarla quitar esas prendas molestas, intento acomodarse sobre mis caderas sentada pero detuve sus impulsos si lo hacia la penetración hubiese sido inmediata, quise hacerla sufrir, regaño un poco y la acomode sobre la cama, mis manos acariciaron su cuerpo desnudo, su sexo, su rebaje perfecto un pequeño triangulo, sus pequeños pechos y si ya estábamos allí la tarea tenía que ser completa y sin escrúpulos le dí sexo oral, como gemía y retorcía su cuerpo, me agarraba la cabeza y movía sus caderas yo ponía mi lengua firme haciendo que ella frotara su clítoris sobre ella muy porno aquella imagen.


Casi al borde del orgasmo, se incorporo y me invito a bajar al living...claro allí estaba el bergere del dueño de casa, antes de bajar agarre un condón de mi bolsillo y la seguí...me empujo para quedar sentado...volvió a dame una mamada y exclamaba que rico lo tienes, cosa que me calentó aún más, que sillones más cómodos...le mostré el condón y con unos ojitos muy atentos me observo mientras deslizaba el preservativo hasta la base de mi miembro...como una gatita espera que le sirvan su comida, apenas termina inmediatamente se subió al bergere y colocando sus pies a los lados de mis caderas bajo hasta sentir mi sexo, yo lo tome y roce sus labios buscando su entrada y ya ubicada lentamente bajo haciendo que mi miembro entrara en su cuerpo lentamente...que cosa más rica, que nervios susurro, la tome de las caderas y no se detuvo hasta que estuvo completamente posada sobre mis caderas y con casi todo mi sexo dentro, allí se movió a los lados y adelante y atrás, para lentamente comenzar a subir y bajar...por momentos la retenía con mis manos ya que las ganas de acabar eran inminentes pero yo quería alargar al máximo aquel momento, otras solo la hacia jugar con la punta de mi sexo metiendo y sacándolo, para de golpe dejarla caer sobre el, como gozaba la chica, no reconocí sus orgasmos pero algo los intuí luego me diría que tuvo tres allí abajo en ese sofá, estire el bergere y deje que me hiciera acabar, me lo hizo con fuerza, hasta que por fin mi sexo exploto, la sujete para dejar que se moviera, totalmente dentro de ella y profundo, no se si notaba mis contracciones de mi sexo durante la eyaculación pero para mi fue algo muy intenso y largo.

Subimos y nos recostamos un rato...aún quedaba más y una visita inesperada....

Continuará...

6 comentarios:

  1. Excitante como lo cuentas... felicidades amigo!!

    ResponderEliminar
  2. Gran historia. Por las fotos que pones veo que te gustan las mismas mujeres que a mi ;) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja no es casualidad entonces que bueno que te gustara la historia las fotos son solo adornos y si son de mi gusto no hay duda

      Eliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión