Contacto

Recent Posts

jueves, 8 de octubre de 2009

Primera vez

La primera vez que dí sexo oral a una mujer, fue con mi primera gran mujer, fue algo especial, el lugar era el adecuado, tranquilos los dos, eran mis primeros pasos en el arte de amar a una mujer, y al parecer aprobé desde el primer momento, mi curiosidad siempre me hiso buscar información sobre eso y mucho más, sabia que había que ser delicado, cualquier brusquedad o sensación de dolor en ella podía hacer de todo un fracaso. También no fui directo si no que me di un recorrido bastante largo con mi boca por su cuerpo antes de llegar a su sexo, y mis manos abarcaban lo máximo de su cuerpo aprovechando mis brazos largos y ella pequeña.


No sabia que aromas y sabores encontraría y la verdad es un manjar una miel al paladar exitado, desde un inicio no podía separar mi boca de su sexo dulce, húmedo. caliente, que mezclado con mi saliva cada minuto se veía más y más apetitoso...y las ganas de hundirme en el crecían segundo a segundo, mirar su cara y escuchar sus gemidos...cada vez que mi lengua se adentraba en su sexo...que momentos...que recuerdos..

7 comentarios:

  1. Sí, esas primeras veces que probamos todos y cada uno de los "tesoros" de la mujer son eternamente recordadas.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor es descubrir esas mieles multiplicadas por compartir una comida entre dos... que aunque solo sea una persona la que coma, acaben disfrutando los dos de la comida.

    ResponderEliminar
  3. Oh sí, adentrarse en el pozo de crema y miel.
    Es grato recordar...
    Saludos,
    Jorge

    ResponderEliminar
  4. Algun prejuicioso dira que esto no es natural, que la vagina de una mujer no se creo para eso, que sus jugos tienen un objetivo preciso, pero cualquier hombre que se precie de adorar a una mujer saber que no hay nada mas delicioso que el flujo de una mujer.
    Seguramente habra ricos y otros mas ricos, pero tengo la suerte de tener una mujer deliciosa de la cual emana el liquido de los dioses y pasaria horas lamiendo y sorbiendo lo que su cuerpo me regala.
    A todos los moralistas: la vagina de una mujer fue hecha para mamarla y alimentarse de ella hasta el extasis.

    ResponderEliminar
  5. Me sentí totalmente identificado con tu escrito, y esque la verdad, sentir la entrega de unas piernas abiertas, probar, saborear, intentar algo nuevo, olores, sabores, texturas, y todo proveniendo de la vagina de tu mujer es totalmente magnífico.

    A mi en lo particular me hipnotiza su forma, los gritos, el sudor y la miel, me deja cautivado y no puedo dejar de hacer lo que a ella le causa tanto placer

    ResponderEliminar
  6. Una pagina muy sensual espero volver pronto y ver tus actualizaciones

    ResponderEliminar
  7. inquietante..si, inquietante por hacerme imaginar cómo sería tener esa experiencia con otra mujer. Un besazo

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión