Contacto

Recent Posts

miércoles, 7 de julio de 2010

Confesión



Quiero contarles algo que hasta ahora solo una mujer lo sabe, es una blogera que me dio la suficiente confianza para contarle lo que les voy a relatar, esa conversación creo que de alguna manera me ayudo a abrirme y liberarlo y contarlo en este espacio, suena como si fuera algo terrible pero no lo es, quizá en mi mente pensaba que si lo era y por eso lo reprimí y oculte por mucho tiempo.

Todos sabemos lo de las zonas erógenas y su importancia una zona en común que tienen los hombres y mujeres es el ano, (ya deben imaginar por donde va el asunto) en mis años de adolecente quizá a los inicios de ella por allá por los 12 a 13 años donde la exploración de la sexualidad esta a full y quizá donde la tradicional masturbación ya resultaba monótona y trataba de hacer variaciones de ella, con esa curiosidad de adolecente, recostado en mi cama ya en la hora de dormir donde como requisito para ello debía tener un orgasmo como mínimo. aunque reconozco que aveces llegaba a 4 "al hilo" como decimos acá, y eso era por que mi mano ya no respondía jaja, fue quizás allì donde mis dedos curiosos llegaron a mi zona anal, resultanadome agradable aquellas caricias, atreviendome a tocar e introducir un dedo o dos en el, donde el corazón se me aceleraba por lo que allí sentía, luego repetía aquello en la ducha, espacios únicos de privacidad donde uno comparte con la familia, donde como resultado de dichos estímulos mis erecciones eran automáticas y las eyaculaciones mejor aún con orgasmos aquellos de adolecentes que hacían temblar las piernas, pero no por este gustito me comenzaron a gustar los hombres, al contrario siempre desde que tengo memoria me he sentido atraído por ustedes ladys.

Paso el tiempo y deje paulatinamente esa practica de estimular mi ano, luego vinieron las novias, y por supuesto el delicioso y único sexo oral, fue allí donde mi cuerpo recordó que aquella zona era estimulable y excitable...pero nunca pedí directamente que me acariciaran allí...

Si no que fue solo segundos accidentales, donde los dedos de ellas rozaban sin querer la frontera de aquel lugar.

Eso de no pedirlo directamente quizá sea algo errado de mi parte ya que "en pedir no hay engaño" pero la falsa idea de pensar que si lo pido me consideren del otro equipo siempre me ha cohibido a hacerlo.

Que decir cuando con sus besos y lamidas de mi miembro se dirigen a mis bolas en esos casos en silencio me he atrevido a tomarle la cabeza a la amante de turno y dirigirla lo más abajo posible...pero solo logro llevarlas hasta la base del pene detrás de las bolas...

Ni siquiera con mi esposa me he atrevido a pedirle que acaricie con descaro mi ano, si ella a llegado más lejos y he colocado sus dedos allí y a bajado lo suficiente con su lengua pero nunca a llegado donde realmente quiero que llegue, como lo hago yo con ella.

Quizá un día de estos me atreva y sea directo en pedirle que acaricie mi ano y reflote aquellos recuerdos de adolecente explorador jaja.

Quizá tenga que esperar la aventura con alguna amiga...con ventaja, para poder experimentar a plenitud aquel placer que me es tan esquivo. Obvio también que a ella le llame la atención y le estimule hacerlo, no quiero obligar a nadie.

7 comentarios:

  1. curiosamente,mi fantasia de hacele eso a un hombre, y tampoco animarme...no quisiera que se sntiera mal por ser penetrado por una chica...no digo con objetos, aunque tambien me sonaria excitante.
    al menos con dedos, y si la cosa se da, la engua...aunque no se, depende la situacion...
    que coincidencia de gustos complementarios,no????
    besos!!!

    ResponderEliminar
  2. q bueno excitarse así, es una de las zonas con mayores terminaciones nerviosas... y si encima encuentras quien goce con ello ufffffffffffff lo mejor.

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. siempre pense ke esas cosas del placer anal. era algo raro en hombres , pero no es la primera vez ke lo leo en este caso. gracias por hacerlo saber.. ahora me kedo trankila jajajj (broma)........ pero mi marido tb en algun momento me relato de esos gustitos ke si a nosotras nos gustan a ustedes por ke no y por ello no tiene ke ser de otro bando ..... lo tendre en cuenta de ahora en adelante... nos leemos

    ResponderEliminar
  4. Ambar gracias por tu comentario y ppor tu post en tu blog la verdad es un tema para hablarlo por más tabú produzca.

    Juank la verdad si es una zona muy sensible aunque últimamente o años que no la estimulo o busco placer por allí.

    Anonimo la verdad agradesco tus palabras pero quede con la duda de quien eres, la verdad una firma por último se agradeceria para la otra oportunidad.

    ResponderEliminar
  5. ARI DIJO:
    HOOOLAAA, ACÁ ME PASO DE NUEVO, ESTO DE QUE LAS HEMBRAS NOS CHUPEN Y LAMAN NUESTRAS BOLAS ME GUSTA MUCHO HASTA LLEGAR A CHUPARNOS Y LAMERNOS EL CULO, ES GENIAL.
    MUY BUENO TODO EH,SEGUÍ ASÍ.
    SALUDOS PARA TODOS.

    ResponderEliminar
  6. No es nada raro lo que te llama la atención. Confía en tu esposa y pídeselo.

    Saludos, Nuda

    ResponderEliminar
  7. Yo a veces palpo por ahí, a ver si la otra persona se anima y me dice que le gusta. Pero eso nunca pasa, y a mí me parece que es por vergüenza, nunca oigo "sigue, me gusta" pero tampoco oigo "no, para".

    Mi consejo es que lo pidas, que hagas a tu compañera de juegos partícipe de ese placer tuyo. Si no es tabú para ella, tampoco tiene que serlo para ti.

    Un beso,

    Pecosa

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión