Contacto

Recent Posts

viernes, 6 de abril de 2012

La Puerta



Han estado en esas casas que son re-modeladas internamente y suele suceder que aveces dejan piezas unidas entre si por medio de una puerta que por supuesto es trabada para que no se abra y pase a ser parte de la fría pared?...en mi caso me a tocado vivir en dos situaciones así, ambas en mi paso por la universidad en distintas casas donde viví arrendando dichas habitaciones, en una de ellas mi vecino era igual que yo un universitario que solía reunir compañeros en ella y disfrutar de algunas cervezas, cigarros y luego salir a seguir carreteando, lo más molesto era el humo, otras veces llegaba con alguna niña de turno me imagino o bien su pareja y en silencio hacían el amor...yo con oído de lince solo escuchaba palabras sueltas, murmullos y el ligero ruido que hacia su cama mientras tenían sexo...no me molestaba para nada yo guardaba total silencio para no interrumpirlos o alterar su momento intimo...al poco tiempo se fue del lugar y la pieza fue ocupada por una pareja de lesbianas, una muy femenina y sexy para decir verdad y la otra algo tosca, ruda y poco femenina...de ellas no escuche mucho de su intimidad, la verdad no las tome mucho en cuenta, salvo mirar de pasada a la bella, luego de un tiempo yo me fui.

Llegue a una casa algo antigua, mi pieza era de madera, y claro tenía una puerta detrás de un mueble de mimbre, liviano para mover, al poco tiempo me dio la curiosidad por ver la puerta en que condiciones estaba y moví con facilidad el roperito aquel, claro la puerta tenia unos trocitos de madera que impedían que esta se abriera hacia mi lado que era la única posibilidad...paso el tiempo y en la habitación de al lado dormía una sobrina de la dueña de casa, estudiante de Derecho, que con el tiempo y diversas situaciones nos hicimos conocidos y cada vez que podíamos hablábamos de nuestras cosas, incluso llegamos a salir a comer una piza un día de invierno a un local que estaba a una cuadra...esa "cita" por así decirle fue muy fructifica ya que allí luego de varios meses el coqueteo fue feroz, claro nuestros estudios nos quitaba el tiempo para alargar las conversaciones de pasillo y la dueña de casa al parecer cuidaba como hueso santo a su hermosa sobrina, alta, de gran busto y delgado cuerpo, caderas grandes, cabello rubio y labios gruesos, de buen humor y reía bastante con las tonteras que le decía...buen signo no?

Recuerdo que una noche algo le falto a ella creo que era un destacador o algo así y me golpeo y me hablo por la puerta aquella que estaba cerrada...le hable y le conté que no podía pasarle lo que quería por esa famosa puerta, se lamento y ninguno de los dos quería salir al pasillo por el intenso frío de aquellas noches de invierno...aunque en mi pieza tuviera calefacción salir..no era deseable pero a regañadientes me alenté para ir a dejarle el destacador, golpeé suavemente y entre sin hacer ruido, el piso de madera del segundo piso podía delatar cosas extrañas a la dueña de casa pero era tan tarde que de seguro dormía feliz, ella lucia hermosa como siempre arropada hasta las orejas, sin calefacción según ella para no dormirse, su hermoso busto lucia aún así sobre tanta ropa, hablamos cortito y me pregunto de nuevo por la puerta, le explique y me dijo y por que no la abres, podríamos visitarnos más seguido entre risas, lo voy a intentar no te preocupes....

Pasaron unos días y recordando aquello con un destornillador hice palanca hasta que aquellas tablitas cedieron y pude abrir la puerta que no estaba con llave, ella ese día llegaría tarde así que aproveche de entrar a su cuarto ordenado como toda mujer, a dar un vistazo, me llamo la atención una pequeña foto donde ella salia con un tipo, regrese a mi cuarto y salí para llegar algo tarde, ella ya estaba en el cuarto al parecer estaba en la ducha, ese día tenia certamen así que de seguro se estaba relajando con el agua tibia, regreso al cuarto , yo baje a comer algo y al regresar me golpeo suavemente en la pared...y pudiste abrir la puerta? susurro...corrí el mueble y como un acto de magia abrí la puerta...hola dije, y me presente como si fuera un desconocido que por primera vez nos vemos, me siguió la corriente y se presento galantemente, sonreímos y hablamos en tono bajito, luego de la ducha lucia igual de bella como toda mujer natural, no tarde en preguntarle quien era el afortunado de la foto y bajando la mirada, me contó que era su pololo de Santiago, claro se veían casi una vez al mes si es que era, no pude evitar confesarle igualmente que yo tenia mi polola en concepción y claro la veía más seguido pero igual no todas las semanas, el coqueteo como que murió allí, hablamos algo más y de regreso a mi cueva...

Pasaron los días y volvimos a ir a comer una piza, luego unas cervecitas y a la casa...entramos callados ella primero a la casa y luego de unos minutos yo...para no despertar sospechas en la dueña de casa, para que les voy a mentir, era obvio que ella me gustaba y creo que yo a ella, paso un rato y me envió un mensaje al celular...quería pasar a mi cueva, levante el mueble para no hacer ruido, y abrí la puerta, ella entro sigilosa con sus grandes ojos y busto, que brillaba detrás de un hermoso escote, hola, nos saludamos de mano, y nos sentamos en la cama, nos arropamos con la ropa de cama para aminorar el frío y hablamos, de todo, incluso de sexo, no de una forma directa pero si así como de bromas, riéndonos,  de pronto me dice que no sabe lo que pasa, pero que de alguna forma yo le gustaba, la mire a los ojos, y le dí las gracias, y le dije que lo mismo me pasaba pero hace más de dos meses, sonreímos como aliviados de sacarnos un peso de encima, le tome la mano y le dije que no se preocupara que todo lo que se diga en este o en tu cuarto no saldrá de acá, pase lo pase acá dentro...afuera seguirá siendo como hasta ahora, si quieres que tu tía no sepa que nos vemos, si para ello no tengo que saludarte al llegar lo voy  a hacer...si te preocupa tu pololo de él no hablare y menos de la mía, ella asentía ante lo que decía como juramentando un pacto, luego de aquello ella se inclino sobre mi nos abrazamos...y al parecer ella más que yo necesitaba un abrazo...me apretó y acaricio por largos minutos, nos separamos sonriéndonos, para matar la sonrisa con un beso....enorme...

Con las mismas mantas que nos abrigábamos nos tapamos sobre mi cama, sus labios eran ricos, dulces, mis manos no tardaron en reconocer su busto, grande y firme, la piel de su vientre y su espalda...uff el frío era cosa del pasado...sus manos en mis piernas se encaminaba a mi sexo pero lo rodeo y siguió por debajo de mi polera hasta mi espalda...me recoste quedando con medio cuerpo sobre ella mi mano derecha libre, recorrió sus piernas hasta llegar a su entre pierna...rodee su sexo al igual que hiso ella, hasta llegar a el botón..que lo liberé sin problemas ahora mis dedos incursionaban bajo su pantalón...sin encontrar nada de bajo de ellos, estaba sin nada de ropa interior, seguí sin presentar resistencia de ningún tipo, al contrario ella se acomodo y separa sus piernas para facilitar mi tarea...su vello púbico suave recibieron a mis dedos..que se fueron por los costados de su sexo apegados a la pierna...hasta llegar a la comisura posterior cerca de su ano que respete..por el momento, para subir y dejar mis dedos húmedos con su sexo que así recibían mis caricias...a esas alturas su mano estaba bajo mi pantalón apretando mi pene que ya quería acción...



Adivinando mis deseos se incorporo sobre sus rodillas y abriendo mis pantalones libero mi sexo y ayudada por una mano lo introdujo en su boca...mordí mis labios el placer era intenso...cerré los ojos para disfrutar de esto que no era un sueño, su técnica era buena , la succión perfecta para no causar dolor solo placer, su lengua juguetona lo recorría por completo y ligeros gemidos coronaban todo...se levanto para besarme y acomodarse sobre mi...la detuve un segundo para alcanzar un condón...enfundado en el....volvió a la carga y sobre mi...mi miembro entro en su bello cuerpo sin problemas...profundo...apretadito, mojado, caliente, contractil, se quedo allí sin moverse...besándola..mis manos despejaron sus pechos...unos pezones chiquititos me recibieron...metí uno en mi boca lo más que pude...quería comerlos, succione uno y luego otro así...metiendo lo más que pude de sus tetas en cada succión en mi boca...ella me miraba con la boca abierta...apretaba mi sexo...sentía como apretaba su trasero y su vagina sobre mi miembro...



Comenzó a moverse lentamente....tomando impulso...subiendo y bajando...para detenerse y menear su cuerpo con mi miembro metido hasta el fondo...y maldición las ganas de eyacular estaban ya a la vuelta de la esquina..cerré los ojos y comencé a contar, a pensar en cada tontera menos placentera posible....pero nada de eso resulta....cambiar de posé de seguro la desconcentraria y ella seguía cada vez más fuerte embistiendo mis caderas...apreté la base de mi pene los famosos musculillos aquellos de los ejercicios de kegel...que siempre digo que voy a hacer y nunca hago...y tampoco....me resultaban...ya las ganas golpeaban mi puerta...y ella dale, dale, dale contra mis caderas y mi pobre pico duro y envuelto en látex para más remate de aquel que es más delgado...pero justo cuando salia de mi mi primer chorro de semen...ella me agarro de un brazo...dejo caer su rostro al lado de mi cabeza...y comenzó a gemir...yo aun más firme seguía descargando mi semen en mi condón, sentir el calorcito de mi semen me dio una sensación de relajación muy placentera...sujetando sus caderas contra mi...asegurando de estar lo más profundo en ella no la solté hasta que mi última contracción orgásmica dejara mi cuerpo...y luego de aquello aún con mi miembro duro y firme..lo retire de su cuerpo mojado...allí me dí cuenta de eso...estaba todo mojado...por un segundo pensé que era yo...pero no el condón estaba bien, ella me agarro las bolas como sabiendo lo que pasaba...me saque el condón allí...lo deje a un lado...y tome su mano que estaba allí para luego tocarme y claro estaba completamente mojado..mis bolas y más...la cama también....me pidió disculpas..y me explico que le suele suceder que ella también eyacula...cuando logra llegar a sus orgasmos...que por lo visto le es fácil..reímos, bromeamos y le dije que la próxima vez era su cama la que sufriría de mis orgasmos jaja, nos acomodamos..yo aproveche y me puse pijama, me tiro un par de piropos a mi físico que por aquellos días era mejor que el de ahora...y claro que a mi amigo personal jeje, obligado a cambiar las sábanas...nos quedamos allí oro rato hablando en silencio....bajito muy bajito,..dándonos cariños, ánimos.

La acompañe hasta la puerta..allí nos despedimos apasionadamente...sonrientes, satisfechos, hasta mañana...sentí que corrió al baño, que regreso, que se metió a su cama y sonriente...como pocas veces...me dormí.

2 comentarios:

  1. Una historia que me ha mantenido en vilo hasta el final, muy bien relatada y con tantos detalles que se imagina perfectamente. Me gustó mucho.

    Un abrazo !

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión