Contacto

Recent Posts

miércoles, 2 de abril de 2014

Vecinos

Martina


Hoy te vi, desnuda, mi corazón se salia de mi pecho, apretando mi garganta a la vez, nublando mi vista por completo, mareado por un instante, cuanto tiempo te conocía?, eramos amigos, me caías muy bien, reíamos a la par, de las mismas bromas, bastaba con mirarnos y saber que eramos cómplices, con tu novio mi amigo igual compartíamos viendo los partidos de la Champions, saliendo en grupos a pasar la noche, siempre respete vuestra relación, pero hoy viéndote desnuda, sentí que estaba haciendo algo prohibido, me sentí un ser pervertido, sucio, pero con suerte, me calme y disfrute de la vista, luego vendría el tiempo de cuestiones morales.

La ventana de mi cuarto ocultaba tras la cortina mis ojos, que no se perdían detalle de tu piel, nuestras casas estaban separadas por un bajo cerco, dejando al descubierto el gran ventanal de tu cuarto, primera vez que me detenía allí a mirar luego de que algo me llamo la atención, que eras nada más que tu, quizá la confianza de sentirte segura hizo que olvidaras cerras tus cortinas, quizá el sol que entraba raudo por ellas fue el impedimento, a quien no le agrada tener un cuarto iluminado por el sol por las mañanas, pude ver lo suficiente para decir que estas espectacular, te sentaste en la cama y solo pude ver tus pechos y tus hombros pude adivinar que te ponías ropa interior y tus pantyes, luego vino el sostén y tu blusa blanca, tu pelo mojado te sentaba muy bien, luego fue turno del secador y la plancha para el pelo, no perdí detalle mientras mi café se enfriaba en mi cocina, el nudo de mi corbata estaba listo ya hace minutos.


Luego no te vi más...eran minutos para las 8 am, luego pasaría Pato a buscarte y yo atento como siempre para colarme con ustedes y aprovechar el viaje, mi gato fue el único testigo de aquel acto, mi corazón lentamente se nivelaba mientras se recalentaba el café en el microondas, solo fui capaz de un par se sorbos antes que tocara la bocina Patricio, salí raudo un saludo de lo más normal y camino al trabajo a mi me dejaban a pasos de la clínica ellos seguían al centro, todo aquel día la imagen desnuda de Martina me persiguió, su piel sus pechos, su intimidad compartida sin querer o bien mi lado pervertido se aprovecho de aquello para abusar de la vista que me entregaba?...

Yo tenía cuatro años en la ciudad ella toda su vida, era una vecina muy amable al igual que sus padres que vivían con ella, su eterno novio la visitaba con frecuencia de a poco ella me invito a salir con ellos y sus amigos e hicimos buenas "migas" como se dice, allí nuestra amistad creció y nunca pero nunca se me paso por la mente algo con ella, siempre e respetado los compromisos de los demás, aveces me invitaban a tomar once o cenar, o los fines de semana a almorzar, mejores vecinos imposible, pero esta mañana algo cambio el verte desnuda, quizá mi eterna soltería me estaba pasando la cuenta.


Continuará...


9 comentarios:

  1. Mirada furtiva que deja una profunda huella en el alma y el corazón.

    Estupendo relato, espero su continuación.


    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son miradas aveces que uno no busca si no que ella se encuentran con un tesoro que está más cerca de lo que indica el mapa...

      Eliminar
  2. Tengo una vecina a la que nunca habia visto desnuda, porque nunca tenia descuidos con las cortinas, pero por casualidades de la vida, cuando empece a vivir con mi pareja, zasssssss, de pronto mira tu por donde empezo a ser descuidada y se la veia desnuda con las corrinas bien abiertas y las ventanas abiertas de par en par cuando mi pareja por las noches iba a cerrar las contraventanas, ahi estaba ella como quien no queria la cosa totalmente desnuda ya fuese verano e invierno, se le acabo la hisotria cuando ya me canse y traje espectadores, (mis hermanos, amigos, en total nueve hombres) que le dijeron , le silbaron y le aplaudieron, hasta la fotografiaron, nunca mas lo ha vuelto hacer, pero espero que tu vecina si, porque sino no sabriamos como continua la historia

    besitosssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que lección pero quedé con la duda si aquella vecina era o no de buen cuerpo...yo creo que si si no esa lección no se la das jaja

      Eliminar
    2. siiii, rconozco que si que tenia buen cuerpo, de hecho era muy guapa, imaginate tendria unos 21 o 22 años, todo un bombon, pero un tanto zorron, vio a mi chico y como se dice aqui, se le cayeron las bragas, es de esas ligeritas que cuando ve unos pantalones pierden el norte

      Eliminar
    3. hay que mala eres entonces te odio jajaja bueno de seguro lo hacia con esa intención la pobre....

      Eliminar
  3. Que buen comienzo de relato... Tiene muy buena pinta!!! :)
    Me recordó a la ventana indiscreta... jejeje... a veces solamente hace falta un segundo para removernos el interior y creo que esa mañana a ti se te movió el suelo completo... Me has dejado con ganas de saber más, espero la continuación!!

    Muchos besinos y cariños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siii buen titulo aquel "la ventana indiscreta" siempre e querido vivir en un edificio y tener el placer oculto de espiar con telescopio incluido a alguna vecina

      Eliminar
  4. Las ventanas nunca son indiscretas, ni los que se dejan ver... pero miramos... y miramos... como si fuera casual...
    Promete esta historia... Vamos a ver si no me pierdo un capítulo.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión