Contacto

Recent Posts

miércoles, 16 de octubre de 2013

Solos

La diosa Freya



Aquel último polvo con sus juguetes me tenia de verdad cansado, el tiempo de recuperación tenía que ser mayor a lo normal, así que le propuse que fuéramos al living por unos tragos y así por otro lado evitar quedarnos dormidos, así que se puso su bata y yo me envolví en una toalla de la cintura para abajo, allí nuevamente me pregunto por Sofia...¿Y quién lo hace mejor?...era una tortura pero ya era en tono de broma...la respuesta estaba más que clara ella era la Diosa de esto y no podía tener comparación, nos servimos los tragos y nos acercamos a una de las ventanas de su departamento para ver la ciudad, aún pasaban vehículos eran pasada la una de la madrugada, su cuerpo apegado a mi me hizo sentir muy bien, tranquilo, estaba casi feliz...¿por qué no nos conocimos antes?...pregunte, me miro sobre su hombro y se dio vuelta a mirarme, el destino nada más, las cosas pasan por algo y cuando se encuentran dos personas con una química como la nuestra es solo eso, amistad y algo más.



El silencio nos acorralo allí junto a la ventana apoyo su cabeza en mi hombro y la abrace, brindamos y nos sentamos en su sofá regalón, se acomodó su larga cabellera y volvimos a brindar, luego de hablar un poco de nosotros, ella comenzó a acariciar mis piernas bajo la toalla, no tardo nada en abrirla por completo, mi sexo allí aún algo agotado recibía sus caricias, comencé a preguntarle cosas de su pasado en el sexo, y si se consideraba buena para esto? no jamas lo he creído se que hay cosas que aun no experimento pero entre mi circulo de amigas ellas creen que soy demasiado osada cuando hablamos de sexo, En serio? en serio no me lo creo aunque me lo han dicho uno siempre aprende algo nuevo todos los días y si es bueno o malo no es uno el que lo dice sino los demás, tienes toda la razón...su manito no soltaba mi sexo que lentamente comenzaba a responder.



No demoró nada para que se reclinara sobre mis piernas y su boca se apodero de mi sexo con delicadas caricias y suaves succiones, que hicieron que mi sexo poco a poco fuera tomando la turgencia que a ella le gustaba, en minutos estaba completamente duro y firme, su boca hacia todos los esfuerzos por meterlo por completo en ella cosa que me daba un placer sin palabras, un placer continuo e insuperable pero que no lograría hacerme acabar, pero la dejé, lo malo es que no podía ver su trabajo cosa que me agrada muchísimo, así que tome un cojín y lo deje caer entre mis piernas ella entendió el mensaje y se arrodillo sobre el ahora la vista pasaba a ser plena y el placer mucho mayor...no sé cuanto tiempo estuvimos allí, me miraba, jugaba con su lengua con sus manos, con mis bolas, lo besaba, lo tragaba de verdad hacía toda las cosas que uno pudiera imaginar...no sé como no se cansaba aunque luego si me comentaba que se cansaba pero que era totalmente superior el deseo al dolor o cansancio...yo feliz...por momentos sujetaba su cabeza y me follaba su boca moviendo mis caderas...acariciaba y peinaba su pelo, hasta que luego de un rato me invito a su cuarto.



Así es que lo invite al dormitorio, en ese momento pensaba como terminaría lo nuestro, seguiríamos como amigos o terminaría nuestra relación totalmente sin vernos nunca más?, a pesar de que pensar en eso me ponía triste sabía que pasaría tarde o temprano, solo quería que termináramos siendo amigos, es un buen chico y tarde o temprano va a encontrar alguien que no tenga ningún tipo de compromiso, en mi dormitorio le dije que esta vez jugaríamos con mi consolador, tan solo pensar en eso todo en mi cambio, después del sexo oral que lo había dejado bien duro, lo recosté en mi cama y me senté encima de él, me encantaba poder mirar su cara y ver el placer en ella, después de un rato me estire y tome mi consolador, lo puse en mi boca, lo lamí y lo metí profundo en mi boca, mientras me movía sentada en su sexo, cuando estaba bastante excitada, le pase el consolador y le dije como quieres que me ponga? inmediatamente  me saco y me dio vuelta dejándome en cuatro, empezó a jugar con mi sexo, lo metió profundo y lo saco, sigue le dije, así que el obediente lo hizo, luego de unas cuantas veces le deje saber por donde debería empezar a meterlo con cuidado, le alcance un preservativo y se lo puso al juguete de a poco lo fue introduciendo en mi cola hasta que entro completamente su cara decía mucho, lujuria, excitación y algo más, un placer oculto que pude descifrar, quieres un trío?? le dije, antes que contestara me di vuelta y me acosté de espalda, ahora saca el preservativo del consolador y mételo en mi sexo mientras el tuyo entra en mi cola, dije, ahí supe que eso era lo que quería, no decía nada y como un buen chico obediente lo hizo, de a poco fue introduciendo su sexo y mi consolador, yo ya estaba demasiado excitada nuevamente y el también, eso se sentía muy bien y a él le gustaba, estuvimos bastante rato hasta que mi orgasmo llego al igual que el de él, lo sentí completamente, su casa era indescifrable pero sabía que le había gustado..... *




El verla disfrutar tanto este trío falso por así llamarlo me lleno de placer y lujuria mi corazón estaba a mil durante parecía estar cumpliendo una gran fantasía podía sentir en su cola el roce de su consolador con mi pene una gran sensación, su sexo estaba tan mojado...me quede en ella un rato hasta que comencé a perder la erección de regreso del baño me acomodé a su lado y sonreímos abrazados...era el inicio de un par de semanas muy intensas, me dormí pensando en que sería de nosotros...es inevitable a pesar de tener las cosas claras sentir algo...aunque sabiendo que es imposible...se siente lindo y no se quiere dejar.

*Relato de Freya
Continuará...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja con cariño y ganas tu opinión