Contacto

Recent Posts

domingo, 4 de agosto de 2013

Sexo oral en público.

Mi Diosa Freya


Luego de aquel primer encuentro inolvidable superarlo seria muy difícil, el gustito extra de la primera vez ya no existía, no paso un día en que no hablamos de lo que paso aquella tarde, nos reímos y nos calentábamos al revivir en nuestro dialogo lo que allí sucedió, era como la amiga perfecta con la cual podías tener sexo y luego la amistad continuaba normal como antes sin rollos ni líos amorosos, pero claro no todo podía ser perfecto ella es casada, desde siempre lo supe, quizá el interés por el sexo de ambos y el saber que estaba casada me aseguraba que no existiría un interés "amoroso" a mi persona y lo mismo pasaba conmigo es como una regla no te enamores de tu amante menos si es casada.

Una de las cosas que me contó en dichas conversaciones fue su gusto especial por el sexo oral, sin duda lo pude comprobar en aquel motel, pero entre conversación y conversación me contó que en una epoca de su vida había podido disfrutar del sexo oral a placer...con tantas parejas que no se acordaba del número, cada uno es dueño de su pasado no, y en mi caso poco me importa mientras yo me cuide, pero esa conversación me encanto y me excito de sobre manera, como me lo contaba y como me contaba anécdotas de aquello, no me quedo más que proponerle juntarnos luego y verificar en persona aquello que tanto le gustaba y claro quien se puede negar a recibir un placentero sexo oral...?


Por horario nos juntamos tarde a dos días de la última vez que hablamos por chat, era un viernes, nos juntamos en la plaza y caminamos a un pequeño café a una cuadra de allí, bajamos a la planta baja y un par de pareja compartían unos tragos en una de las mesas nosotros nos sentamos en un esquina del salón, estaba hermosa sus ojos me encantaban, hablamos del trabajo y poco a poco los nervios comenzaron a desaparecer y la risa y chistes subidos de tono nos relajaron, aunque el trago ayudo bastante, cuando de la nada una de sus manos rozó una de mis piernas y sin dudar avanzo hasta mi entre pierna, mi erección fue tan rápida que tuve que acomodar mis ropas para evitar molestias, su pequeña mano corría por mi miembro marcándolo aún más en mi ropa, la miré mordiendo mi labio, y ella se acerco aún más a mi, apoyo su mentón en mi hombro y susurro..."adivina que me gustaría hacer?"...la miré no me digas que adivino, y agarre su mano haciendo que con más fuerza tomara mi sexo, las dos parejas que compartían juntas en la misma mesa, parecían tan retraídas en lo suyo que nosotros eramos invisibles  a ellos, "Aquí?" -le dije- y sin esperar más su hábil mano corrió el cierre de mi pantalón y sus manos buscaron mi miembro que ya fuera de mi pantalón lucia en su plenitud, dio tan solo una mirada y se dejó caer sobre mi regazo...su boca ardiente trago casi por completo mi sexo...un par de mamadas con fuerza y ganas fueron suficientes, se levanto, pasando su lengua por sus labios, yo me quedé allí con todas las ganas mirándola admirando su atrevimiento.


¿Qué hacemos? no aguanto más -le dije- vayámonos de aquí propuso...justo en ese minuto llegaba otro grupo de damas haciendo casi imposible intentar algo, pagamos y salimos de allí, a unas pocas cuadras esta el Parque Ecuador así que caminamos para allá, ya la tarde llegaba y las luces se encendían en cada farol, mientras me contaba cosas de su vida de como su vida matrimonial ya estaba muerta, con infidelidades mutuas, años que ya todo no era igual, aunque continuaba con a intimidad con el amor quedaba muy poco, llegamos al lugar y muchas personas hacían deporte trotando o en bicicletas, caminamos buscando un lugar apropiado...una banca bajo un gran árbol y gran sombra era el ideal..nos acomodamos y hablamos otro poco, nuevamente sus manos se adelantaron a despertar mi sexo, en minutos ya estaba como a ella le gustaba...acomodo su cabeza en mis piernas y sin dudarlo comenzó a hacerme una gran mamada allí mismo, yo acariciaba su cabeza para disimular de algún curioso, pero no había nadie cerca y los más cercanos estaban muy lejos, su cabeza comenzó a bombear y mi sexo entraba y salia de su boca, aveces muy profundo que me quitaba el aliento...se quedaba allí moviendo su lengua, su boca, su garganta...


Nos sentamos en una banca y conversamos un rato, Dios este hombre lograba que me mojara tan rápidamente, así es que aproveche que estaba oscureciendo y frote mi mano sobre su sexo, y listo, allí esta duro para mi, así es que saque su sexo de sus pantalones me acomode y hice lo que me encanta, exquisito sexo oral, y vaya que me volvía loca, sin pensar en nada mas, ni siquiera en el lugar que estábamos, tome su sexo y lo metí en mi boca, rico, duro, lo llevaba tan profundo dentro de mi boca que se quedaba sin aliento, lamia y chupaba su sexo, disfrutando, me acomode un poco y me arrodille frente a él para poder mirar sus ojos para ver que disfrutaba tal como yo lo hacía, mientras lo tenía dentro de mi boca mi lengua acariciaba  la cabeza y su frenillo, su piel tan suave, luego lo mordí suave para ver su reacción y para ver si le gustaba, y siiiii, así que lamia toda la extensión de su sexo, cuando mordía con suavidad sentía que se ponía mas duro, veía como disfruta lo que le estaba haciendo tanto como lo disfrutaba yo, y esa gota de dulzura que aparecía en la punta era como manjar de dioses, a veces lo tomaba con mi mano y le masturbaba mientras mi lengua trataba de llegas más abajo, necesitaba un poco más de espacio para poder lamer y chupar lo que estaba bajo su sexo, con cuidado baje un poco sus pantalones para lograr mi objetivo, cuando estuvieron a mi alcance lo mire y pase mi lengua sobre ellos llegando hasta la punta para luego meterlo en mi boca, probé todo lo que estaba a mi alcance con mis manos y mi boca, estaba tan duro, nuestras miradas se encontraban, lo disfrute al máximo, la adrenalina a mil, ya que estábamos en un lugar público donde cualquiera podría vernos no se cuanto rato estuvimos así, hasta que comencé a sentir esa como vibración en su pene que me indicaba que estaba a punto de llegar a su liberación y cerré mi boca alrededor de su sexo para que terminara dentro de mí, sentir su sabor, sentir las sacudidas de su sexo liberándose por mi, por lo que le había hecho, entre nosotros no había relación amorosa de ningún, solo éramos amigos con ventaja y nos unía la lujuria y la pasión por el buen sexo.*


Me quedé sentado ella se encargo de guardar mi sexo, yo la miraba complacido a más no poder...pero sin decir nada ya que no muy lejos una luz nos alumbraba...era uno de los guardias del lugar...que sin decir nada nos invitaba a comportamos o a irnos...vamos -dije- y corrimos por el prado...reconozco que es algo complicado correr luego de sufrir un orgasmo...nada fácil, ella reía mientras trataba de alcanzarla...cruzamos la calle para adentrarnos a la ciudad que a esas horas ya cerca de las nueve se retiraban todos a sus casas, nos deteníamos cada instante para besarnos, apasionadamente, ¿cómo te puedo pagar esto?...-pregunte en más de una oportunidad-, ya llegara el día para que me lo pagues -fue su respuesta- caminamos y cerca de la plaza nos despedimos ella en dirección a su casa y yo a la mía, el viaje fue eterno pero grato recordando cada detalle, nuevamente me estaba encariñando, cariño existe siempre, pero sabía que el amor no podía nacer en mi...o si?...claro que no, pero era un gran problema evitarlo.

*Relato de Freya.
Continuará...





8 comentarios:

  1. Deliciosa descripción del sexo oral en un lugar público

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo por tu comentario se le extrañaba...estés donde estés.

      Eliminar
  2. Buenísimo el relato de Freya... a mí el morbo de los lugares públicos me ha hecho hacer muchas warrerías jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que si...esta amiga se las trae hay que felicitarla a ella...y el sexo en publico o lugares donde te pueden sorprender siempre van a a tener ese toque especial. o

      Eliminar
  3. El sexo oral es lo mejor y la adrenalina por estar en un lugar público no hay nada mejor besos amigo tk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. toda la razón amiga esa adrenalina es muy exquisita

      Eliminar
  4. Sexo oral, exquisito delite
    de dos seres que disfrutan
    su juego, pasión y erotismo..
    Nada mejor que hacerlo en
    una noche de luna llena
    a la orilla del agua, la única
    testigo de los placeres
    que ahí se anclan...
    Besos amigo..
    linda semana..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claribel sin duda que lo que detallas debe ser una de las cosas más lindas y exquisitas a probar...gracias opr tus palabras un beso.

      Eliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión