Contacto

Recent Posts

sábado, 24 de noviembre de 2012

Dormir así...da gusto


Desperté de noche..estaba aún oscuro...disfrutaba de un grato sueño, pero luego me dí cuenta que tu estabas de regreso en la cama, me apegue a ti y como siempre el calorcito de tu cuerpo me hizo apegarme aún más a ti, no dijiste nada y mis manos se dejaron caer en tu cuerpo, abrazando tu cintura, tu cola redondeada me tentaba al instante de rozar mis caderas a ella, mis manos lentamente la acariciaron, tu estabas de lado, mis dedos se apoyaron intentando abarcar la mayor cantidad de piel en cada una de tus suaves nalgas, de ti no emanaba ningún ruido o sonido, no sé si dormías yo creo que no, pero mis dedos continuaron avanzando entre tus nalgas, hasta que mi indice tomo el camino de tu raja, hasta que llego a tu ano, primero fue una pasada fugaz como si por accidente hubiese llegado hasta allí...la segunda fue más lenta, la tercera me detuve sobre él, y lo acaricie en pequeñísimos círculos, luego se sumo el pulgar de mi mano izquierda que lentamente comenzó a acariciarlo,  a esas alturas tu cola estaba más expuesta, lo que me decía que siguiera adelante.

Unos dedos se dirigieron a tu sexo, tus labios estaban cerrados, pero muy suaves como siempre, fue con el meñique de mi mano izquierda que logro separarlos e introducirse un poquito y sentir tu sexo húmedo, sin dejar de acariciar tu  cola, mi erección a esas alturas mejor dicho desde un inicio era total, latente dura, deseosa de penetrar tu sexo..y por que no tu cola?...moje mi indice con mi saliva y la caricia allí se volvió húmeda, mucho más placentera darla y me imagino que recibirla, metí la punta de mi dedo y la resistencia era aún importante, volví con las caricias circulares por un buen rato con una mano y con la otra derechamente a tu sexo...luego de unos minutos y nuevamente ayudado con algo de mi saliva mi dedo volvió a intentar penetrarte y esta vez la resistencia fue mucho menor, la punta del dedo entro con facilidad, para luego sacarlo e introducirlo nuevamente un sin fin de oportunidades, cada vez más profundo tu caliente cola me invitaba, luego cambie de dedo esta vez mi pulgar fue el afortunado  mientras los dedos de mi mano izquierda estaban jugando con tu sexo hace rato, esta vez pareció que tu ano lo succionaba..que se fue a fondo en el, lo moví dentro para sentir las paredes de tu ano...allí recién te sentí gemir, mi sexo latía desesperado, tu ano estaba mojadito, sin sacar mi dedo de allí me acomodé detrás de tí y mi sexo duro a más no poder, lentamente se adentro en tu sexo, sintiendo el calor de tu cuerpo, la humedad, el placer me recorrió hasta los dedos de los pies haciendo abrirlos en una reacción casi refleja...

Allí podía sentir con mi pulgar en tu culo como mi miembro entraba y salía de tí...allí sentí tus manos tomando mis caderas, y tus gemidos suavesitos, exquisitos, tu lengua mojada entro en mi boca y la atrape con la mía, mis embestidas eran fuertes, bruscas, así te gusta no?...pero yo quería otra cosa y con mis dedos busque tu ano, y saque mi miembro...que lo tomaste aceleradamente con la tuya, y lo pusiste en posición, lentamente empuje y suavemente comenzó a deslizarse la punta dentro de ti, sintiendo un pequeño movimiento al entrar toda la cabeza...el resto entro casi solo...profundo, muy profundo, sacaste tu mano y volviste a sujetar mi cadera tu boca abierta, y leves quejidos me decían que todo estaba bien, vamos muévete  fue la orden que salio de tus labios, y lentamente me retire para volver a entrar en tu culo, una y otra vez, cada vez más profundo...con fuerza, intentando sentir el roce de tu carne en mi miembro...hooo que cosa más rica, esa presión, esa estrechez, no tiene precio...tus caderas corrían a encontrar las mías aumentando el golpe de ellas y de mi sexo en tu interior...pasaron pocos minutos y ya las ganas de acabar comenzaron a inundar mi cuerpo, mi sexo, mis piernas, mi mente, me acomode detrás  y aún más rápido comencé a moverme hasta que en segundos en lo más profundo de tu culo..mi miembro exhalo su último aliento...dejando allí toda su leche...agotado y sin perder la erección me salí lentamente de tu tibio cuerpo...me besaste y te levantaste al baño...esperé mi turno y entre en él...agotado moje mi cara y lavé mi sexo...me recosté a tu lado nuevamente sintiendo tu cuerpo tibio...y me quede profundamente dormido...sin duda el buen sexo es lo mejor para dormir...



2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Sesión de sexo y a dormir! No hay nada mejor en el mundo!

    ResponderEliminar
  2. siiii es muy rico es como tomarse una pastillita....zzzz

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión