Contacto

Recent Posts

domingo, 7 de octubre de 2012

Océano Pacífico

El océano pacífico acá en esta latitud es muy frío, se aguanta...tu cuerpo al entrar al agua sufre por unos minutos luego se acostumbre a la temperatura pero luego te entumes y el frío te hace salir, claro hay valientes que se quedan más tiempo, hay playas con poco oleaje que son más tibias...bueno uno las encuentra más tibias pero igual son frías, es lo malo de este lado del pacífico que es bañada por las aguas de la corriente de Humboldt que vienen de la Antártida...aún no me baño en una playa que tenga aguas tibias...ricas...tanto como para hacer el amor en ellas.
Laraquete es un pequeño poblado que posee una infinita playa de arenas plomas, con abundante oleaje, y viento generalmente por las tardes, visite muchos veranos esta playa gracias a la casa de veraneo de un tio, aveces los dos meses instalado allí, con varias historias que contar además, pero ahora quizá sea una de mis últimos paseos por esos lados, iniciado el año 2000, sii bastante tiempo, fuimos con mi novia de aquellos años, su hermana y su esposo, además de un hermano de ellas y un amigo que se coló a última hora, armamos las carpas, algo tarde eran como las 5 de la tarde cuando llegamos y el día no nos acompaño, se nublo tan rápido que no alcanzamos ni siquiera a disfrutar de la playa, nos quedamos en el camping, así que armamos el puesto para hacer una fogata, y hacer vida social, además de nosotros muchas otras personas, familias y grupos de amigos acampaban allí, nosotros como pareja nos aseguramos en nuestra carpa así que a la hora de dormir no admitiríamos a nadie....era la misma carpita de la historia anterior.
En la noche se nos agrego una pareja que estaba de vecino, y trajeron una guitarra y se largaron a tocar y a cantar...prepararon ponche y otros tragos que no sé de donde salieron, como mal bebedor que soy siempre escuche el concejo de que si vas a tomar prefiere de un solo tipo, no mezclar, así que me quede con mi ponche de durazno y feliz...paso la hora y a mi novia le hizo mal el ponche la acompañe a los baños y allí vómito lo que tenía en su estómago, de regreso me pidió irnos a  acostar, todos nos aompañaron, yo pensé que sería una noche tranquila por su malestar, pero aveces basta con expulsar el exceso que esta en el estómago y te sientes mejor, así le paso a ella, nos acomodamos y los besos encendieron una fogata dentro de la carpa, y su piel suave...de todo su cuerpo hicieron de mis manos un placer, no hay nada mejor para el tacto que una piel suave...mis dedos no tardaron nada en llegar a su sexo mientras mis labios se comían sus pezones, no le costaba nada ponerse húmeda siempre al llegar mis dedos a su sexo estaba bastante lubricada y me encantaba jugar allí un rato, haciéndola disfrutar, luego el sexo oral era exquisito, me encantaba su sexo, rico, con ella era como un vicio, quizá por que fue con la primera que lo practique, era como niño con juguete nuevo ,e lo tenía que quitar para continuar con lo demás, meterlo a una vagina ultra lubricada si que es un placer, así que daba ella luego de mi sexo oral, ella se estremecía al sentirme dentro por completo luego lo retiraba y cuando estaba a punto de salirme de ella ella me rogaba que no me saliera incluso me lo tomaba con sus manitas, pero como me gustaba verla volverse loca lo sacaba entero para volver a meterlo todo...exquisita...
Esa noche lo hicimos hasta quedar muertos...dormidos ella sobre mi incluso la tuve que acomodar a mi lado...dormimos como cachorritos, a la mañana siguiente el sol brillaba, la carpa soporto bien la lluvia durante la noche, la arena ya estaba seca, así que nos fuimos a bañar, apesar de lo frío del agua nos besamos y acariciamos bajo ella, no intentamos hacerlo por que siii que estaba helada me entenderán no ? jeje, durante el día compartimos y nos bañamos muchas veces, ella morena su piel lucia un bronceado exquisito, caminamos por la larga playa hasta que notamos que no había nadie cerca, nos sentamos en la arena y no tardamos en iniciar los juegos, hacerlo a orillas del mar, con el sol acariciando nuestros cuerpos fue espectacular eso si lo hicimos rápido ya que a lo lejos se veía gente, fue de esos rápidos y furiosos, con algo de arena pero vale la pena lindo recuerdo aquel...lamentablemente tendrá que esperar el viaje al Caribe para intentarlo en el agua...jaja.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja con cariño y ganas tu opinión