Contacto

Recent Posts

domingo, 26 de agosto de 2007

En Cuatro




Para muchos y muchas es una de las posiciones preferidas, la veo generalmente encabezando la lista en foros donde se pregunta por la posición preferida y es una de las primeras sin duda.

Las primeras veces que la intente con mi primera novia, la hacíamos sobre la cama y me resultaba un tanto incomoda ya que a segundos de iniciar la unión y posteriores movientes me salia de ella, mi conclusión era que existía un problema quizá anatómico, bueno nunca me dedique a solucionarlo y me reprocho por eso, y simplemente cambiábamos de posición, hoy en día he mejorado por así decirlo mi técnica y ahora generalmente la realizo con ella ya sea sobre la cama o un sofá y yo de pie sobre ella sobre el piso, debiendo en ocasiones acomodar la altura solo por algunos centímetros.

La verdad no es una de mis preferidas pero igualmente me encanta, la vista es maravillosa, tener a la mano caderas suaves, curvas increíbles, acariciar esa zona que se forma entre los glúteos y la base de la espalda, aveces se forman unas "margaritas" por así decirlo sobre el coxis que se ve precioso, tomar con fuerzas esas caderas y con fuerza controlada entrar y salir una y otra vez mmmm que delicia, me encanta además porque puedo ver toda la acción, ver como se humedece todo, jugar a solo meter la puntita, para de golpe entrar profundamente.......eso me desespera y a ella también.

Otra de las cosas que me gusta hacer es entregar el control quedarme quieto y que ella se mueva, que ella controle la profundidad, la velocidad, que me diga como.

Sentir sus glúteos en mis caderas, soltar mis manos para que te acaricien toda desde tu colita hasta tus pechos, tomando tu pelo por momentos, para bajar nuevamente por su espalda lentamente apenas tocándola, para terminar nuevamente tomando tus caderas y aveces por que no mojando uno de mis dedos o dos para acariciar tu ano, suavemente dando círculos sobre el.

Y al sentir el impulso por acabar tomarte de los hombros con fuerzas y empujar buscado penetrar cada vez más y ver como te desesperas quitando tu colita.

Para terminar dentro de ti y bajar a tu espalda besando tus hombros llegando a tu cuello mientras giras tu rostro entregándome tu boca, llena de placer, de un dulce placer, he ocupado esta posición aveces cuando estamos demasiado calientes y debemos hacerlo rapidito, es cómodo, muy placentera y la puedes hacer en lugares donde quizá te puedan sorprender ya que resulta fácil retirar la ropa y quedar dispuestos...


1 comentario:

  1. Desde luego no es una de mis preferidas, y por motivos que no vienen al caso, le he cogido hasta manía a esa postura, pero las cosas como son, bien hecha y llenos de pasión resulta estupenda.

    Besos desde Plutón

    ResponderEliminar

Deja con cariño y ganas tu opinión